Remedio casero para arrugas

Las arrugas le pasan a todos, pero al mantenerte con buena salud, puedes hacer que tu piel luzca firme y tersa durante años. La prevención es la mejor medicina, pero si ya tienes, no pierdas la esperanza. Puedes eliminarlas con algunos remedios, pero existen maneras de revitalizar la piel y minimizar su aparición.

Prevé las arrugas y mantén una piel suave

Tu dieta tiene un efecto sorprendente en la suavidad y elasticidad de la piel. El azúcar crea mucho daño, por ejemplo, así que reduce las cosas dulces. Tu cuerpo necesita mucha agua también. Las necesidades de fluidos son diferentes para cada persona, pero en general, trata de beber la mitad de tu peso en onzas de agua al día. El aceite de olivo y los aceites de pescados, como los del atún, el salmón y las sardinas, pueden ayudar a mantener tu piel sana. Además de la dieta, es vital que limites tu exposición al sol. Muchos rayos UV pueden dañar tu piel y provocar arrugas.

Exfoliación y masaje

La exfoliación mejora el flujo sanguíneo en tu cara, elimina suavemente las células muertas y estimula la producción de nueva células para ayudar a reducir la aparición de arrugas. No necesitas un tratamiento de exfoliación costoso de un salón para hacerlo; una mezcla casera hace el trabajo por un costo bajo por aplicación. Para hacerlo, combina 1/4 de taza de agua tibia con 1/2 taza de avena sin cocinar. Frota la pasta sobre la piel limpia en movimientos pequeños y circulares, y después enjuaga con agua. Para mejores resultados, aplica diariamente. El masaje es otra manera rápida de mejorar el flujo sanguíneo y suavizar la piel dura. También aumenta la elasticidad de la piel, que puede suavizar la apariencia de las arrugas. Puedes darte un masaje en pocos minutos. Utiliza el dedo índice y el dedo medio de una mano para frotar la piel entre las cejas en 20 movimientos rotatorios. Frota la sien durante 10 segundos, después la articulación de la quijada frente a tus orejas durante 10 segundos. Aprieta los dientes y siente un músculo protuberante, dale masaje durante 5 a 10 segundos.

Humecta

La piel pierde la humectación a medida que envejeces, así que es importante buscar la manera de rehidratarla. Esto no eliminará las arrugas profundas, pero rejuvenece la piel y disminuye la apariencia de las líneas. También hace que la piel luzca más suave y sana, así que las arrugas no serán tan notorias. Para hacer un humectante, combina partes iguales de gel de aloe y polvo de alga marina finamente molida. Aplica suavemente la mezcla en tu piel limpia antes de ir a dormir. Deja reposar durante la noche, después limpia con agua a temperatura ambiente por la mañana. Si no puedes encontrar el polvo de alga en el supermercado, búscalo en una tienda de productos naturales. Para un tratamiento más profundo, haz una máscara hidratantes y aplícala una vez a la semana. Combina partes iguales de aceite de almendra y miel, y añade unas cuantas gotas de aceite esencial para dar fragancia si lo deseas. Revuelve hasta formar una pasta gruesa. Aplica la solución sobre tu cara, lava después de 20 a 40 minutos. Si prefieres una solución más rápida, intenta con vaselina. Aplica un capa delgada sobre la piel húmeda antes de ir a dormir. Frota bien hasta que tu piel se deje de sentir grasosa. No laves. La vaselina humecta la piel y la hace lucir más joven.

Superalimentos y bebidas saludables

Muchos alimentos están empacados con los nutrientes antienvejecimiento que necesita tu piel. El colágeno mantiene la piel firme, y si se rompe mucho, aparecen las arrugas, así que come un puñado de arándano al día. Éstas contienen vitamina C y antioxidantes para protección de colágeno. Las almendras son otro alimento saludable. Contienen vitamina E, que combate el daño por UV que causa arrugas, y colágeno, que da una apariencia más joven a la piel. La leche de soya contiene isoflavon, que también puede ayudar a evitar el rompimiento del colágeno, así que bebe un vaso en las mañanas.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa king | Traducido por alejandra medina