Remedio para el cabello dañado y demasiado procesado

Tal vez te resulte divertido jugar con tu coloración del cabello y cambiarlo cada par de meses, pero todas las tinturas, las permanentes y los alisados no son muy buenos para tus mechones. Tal vez tu cabello quede seque y quebradizo e incluso se puede producir la pérdida del pelo. Aunque hayas dejado de hacerle cosas a tu cabellera, no tienes que vivir con el cabello opaco y dañado para siempre. Repáralo tomando los pasos adecuados para remediar el daño hecho al procesarlo en exceso.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Champú para el cabello dañado
  • Cepillo para el cabello de cerdas de jabalí
  • Aerosol desenredante
  • Suero para proteger el calor
  • Toalla de baño de microfibra
  • Acondicionador profundo
  • ½ taza de yogur común
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de jugo de limón
  • Tazón
  • Cuchara

Instrucciones

  1. Limita la frecuencia con la que lavas tu cabello. Si lo haces en exceso puedes secarlo y hacer que se quiebre. En lugar de lavarlo todos los días, hazlo en días alternos o incluso tres veces por semana. En los días que no te lo lavas, si lo sientes sucio puedes mojarlo y acondicionarlo, pero evita usar el champú.

  2. Usa agua tibia o fría cuando te laves el cabello. El agua muy caliente lo seca y puede empeorar el daño. Elige un champú que sea específicamente formulado para el cabello dañado. Busca frases como "anti rotura", "renovador" o "alisador" en la etiqueta.

  3. Cepilla tu cabello en la forma adecuada. Usa un cepillo de cerdas de jabalí desde las raíces hasta las puntas. Esto distribuye los aceites naturales a lo largo del cabello. Si es propenso a los enredos o a los nudos, usa un aerosol desenredante antes de cepillarte para evitar quebrar el cabello frágil.

  4. Limita el uso de herramientas calientes para peinarte. Tu cabello ya está dañado por el procesarlo en exceso y el calor sólo lo empeora. Si debes usar la plancha rizadora, el secador o el alisador, protege primero tu cabello con un suero de protector para el calor.

  5. Seca el cabello adecuadamente con una toalla. Tal vez tengas la costumbre de frotar bruscamente la toalla sobre el cabello para quitar el agua, pero esto puede causar más daño y hacer que se quiebre más. En su lugar, usa una toalla de microfibra y seca el cabello para quitar el exceso de agua. No envuelvas el cabello en la toalla, ya que esto también puede causar que el cabello se quiebre.

  6. Acondiciona tu cabello profundamente una vez por semana. Puedes usar un acondicionador profundo comprado en la tienda o hacer uno por tu cuenta. Mezcla ½ taza de yogur común, un huevo y una cucharada de jugo de limón en un tazón. Extiende la mezcla sobre el cabello secado con la toalla. Espera 20 minutos antes de enjuagar el cabello con agua tibia.

Consejos y advertencias

  • Si debes teñir el cabello debes hacerlo más de una vez por mes para aplicar sólo la coloración y una vez cada tres meses para los reflejos. Usa un tratamiento de acondicionamiento profundo después de teñir el cabello y elige un champú y un acondicionador diseñado para el cabello teñido. Si le aplicarás la coloración en tu casa, busca productos que no contengan amoniaco o que tengan un contenido bajo en amoniaco.

Más galerías de fotos



Escrito por kimbry parker | Traducido por alejandra prego