Cómo relajar el músculo PC

El músculo pubococcígeo, generalmente conocido como el músculo PC, es fundamental para el funcionamiento genital en ambos sexos. Este músculo se extiende desde el hueso púbico hasta el hueso de la cola, también conocido como el coxis. El fracaso en el descanso de este músculo vital puede causar problemas significativos, a menudo en varias áreas del cuerpo. Sin embargo, los métodos para contrarrestar esta situación no son difíciles de implementar.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. Identifica el músculo PC correctamente. No es visible, pero se encuentra cerca de la zona del recto en ambos sexos. Experimenta flexionando este músculo con la misma técnica que lo harías si desearas disuadir la necesidad de orinar, cuando estás desesperado por hacerlo.

  2. Pon a prueba tu resistencia. Hazlo al detener el flujo de tu chorro de orina (de preferencia en su totalidad) al orinar.

  3. Apreta y relaja tu músculo PC por completo. Haz esto inicialmente 10 veces cada vez. Asegúrate de realmente contraer y aflojar el músculo a su capacidad máxima absoluta en cada repetición, ya que esto asegura un óptimo desarrollo.

  4. Añade el número de repeticiones a una rutina semanal. Aumenta tus ejercicios por 10 veces más cada semana e intensifica aún más las cosas al tratar de contar 5 segundos durante cada contracción. Si esto parece demasiado duro y que realmente no puedes manejarlo, cuenta hasta 3 en su lugar.

  5. Toma un tiempo para hacer varias series por día. Ejercitar el músculo PC es extremadamente conveniente y también discreto (nadie puede decir cuando lo estás haciendo). Sin embargo, asegúrate hacer 2 horas de descanso entre cada serie.

  6. Evalúa tu nivel de mejora. El músculo PC se relajará cada vez más con el tiempo a medida que continúes tu plan de ejercicio. Es probable que se requiera varias semanas de ejercicio comprometido, pero lo normalmente relacionado a los hábitos urinarios y a las prácticas sexuales debe ir mejorando lentamente durante todo este período.

Más galerías de fotos



Escrito por simon stirling | Traducido por joaquín di toma