¿Cómo puedo relajar mi espalda?

Estar sentado ante un escritorio, dormir en una posición incómoda y el exceso de entrenamiento pueden llevar a que te duela la espalda. Si el dolor es intenso, puede limitar tu rango de movimientos. Junto con los analgésicos de venta libre, los baños de agua caliente y los masajes, estirar puede ayudar a relajar tu espalda y aliviar el dolor y la rigidez.

Espalda media y lados

Ponte en la posición de yoga del niño arrodillándote en el piso, sentándote sobre tus talones y extendiendo tus brazos frente a ti. Mantén tus manos separadas del ancho de los hombros con las palmas apoyadas en el piso. Toca el piso con la frente. Relaja tu espada, empujando suavemente el trasero contra los talones. Mantén durante cinco respiraciones profundas. Con tus brazos aún extendidos, mueve la espalda hacia un lado y tus caderas en la dirección opuesta hasta que sientas que se estira. Mantén otras cinco respiraciones y repite en el otro lado.

Espalda superior

Siéntate en una silla con respaldo recto con tus pies apoyados en el piso. Mantén tu espalda en contacto con el respaldo de la silla. Une tus manos frente a ti y levanta tus brazos de modo que las manos queden aproximadamente a la altura de las costillas inferiores. Redondea los hombros y empuja las manos hacia adelante hasta que sientas el estiramiento entre los omóplatos. Levanta los brazos, continúa empujando las manos hacia adelante, para aumentar el estiramiento. Mantén 30 segundos, relájate por otros 30 y repite tres veces más.

Espalda inferior

Acuéstate de espalda, lleva las rodillas al pecho y envuelve tus brazos alrededor de ellas. Mantén la parte baja de la espalda en contacto con el piso. Mantén durante cinco respiraciones profundas. Con las rodillas a la altura del pecho, extiende tus brazos a los lados, en línea con los hombros. Deja caer las rodillas a un lado, manteniéndolas lo más elevadas posible. Mantén por cinco respiraciones y repite del otro lado. Termina levantando los pies al aire con las piernas dobladas y las rodillas lo más cerca posible de las axilas. Toma las parte externa de tus pies y mantén por cinco respiraciones. Descansa los brazos y piernas en el piso nuevamente y extiende los brazos sobre la cabeza. Pon los dedos de los pies en punta para estirar las piernas.

Estiramiento con un compañero

Siéntate frente a tu compañero con las piernas a los lados. Haz que tu compañero se siente en la misma posición de modo que sus pies se toquen. Tómense las manos, extiendan los brazos y haz que tu compañero se incline hacia atrás lo más posible. Mantén la espalda recta y mantén por 20 a 30 segundos. Inviertan el movimiento, tira a tu compañero hacia adelante y mantengan por 20 a 30 segundos. Repitan el estiramiento las veces que sea necesario hasta que sientas alivio en la espalda.

Más galerías de fotos



Escrito por s.r. becker | Traducido por maria eugenia gonzalez