Relación entre padre e hijo durante la infancia

Tu bebé no puede hablar, entonces tampoco puede decirte que tienes que cargarlo y abrazarlo, ni puede decirte si tiene hambre, frío o está mojado, o ¿acaso sí puede? El bebé aunque no usa palabras, se comunica contigo. A medida que lo conozcas mejor, este nuevo ser, desarrollará una relación entre tú y él.

La relación entre padre e hijo y el desarrollo infantil

Es posible que llores de alegría cuando la enfermera ponga en tus brazos a este nuevo ser recién salido de la sala de partos. Cuentas los dedos de las manos y pies para averiguar a quién se parece más. Cuando estés haciendo todo esto, en silencio te estarás comunicando con tu nuevo bebé y él contigo. Para algunos, las primeras horas después del nacimiento, son las más importantes en la relación entre padres e hijos. Los sentimientos, pensamientos y expectativas que experimentes en esos momentos son una parte muy importante de la relación, así como para el comportamiento de tu bebé.

El inicio de un lazo

Cuando por primera vez miras a tu bebé y lo abrazas, meces, tocas sus mejillas y lo besas, él sentirá todo esto y comenzará a desarrollar una relación. Durante los días siguientes, los dos seguirán construyendo más confianza. Cuando él llore, trata de averiguar lo que está pidiendo con su grito para que puedas ayudarlo a sentirse mejor. En resumen, estás protegiendo a tu bebé y debes hacerle sentir que él es lo primero para ti. A medida que él siga sintiendo este vínculo, sabrá que puede comunicarse contigo. Esta relación temprana desencadenará un desarrollo positivo en los circuitos de su cerebro, lo que afectará su futuro crecimiento y desarrollo.

Cómo funciona el apego

Tal vez has oído hablar del apego entre padres e hijos. En pocas palabras, esto se refiere a la sensación de que tu bebé es de tu pertenencia. Los vínculos sanos se desarrollan si respondes constantemente a las necesidades de tu bebé como la alimentación, el cuidado y el afecto. No te preocupes por mimarlo demasiado. Si él tiene una necesidad responde a sus demandas sin temor. Por lo tanto, protégelo y abrázalo si está llorando, incluso aunque no puedas entender lo que le pasa. Puede ser que sólo necesite un poco de atención amorosa. Los bebés que perciben que alguien los ama, aunque ese alguien no sea su padre ni un progenitor directo, responden positivamente y se desarrollan muy bien bajo la influencia de esa relación. La pérdida de esa relación, ya sea por muerte o por divorcio, puede afectar al bebé de tal forma que se niegue a comer e incluso detenga su desarrollo.

Confianza en los padres

Los padres que sienten que cuentan con la capacidad de ser buenos padres suelen estar mejor preparados para atender las necesidades del bebé que aquellos que no confían en sus habilidades como progenitores, según señala la Encyclopedia of Children's Health. Si sientes que puedes atender las necesidades diarias de tu bebé, estás menos propenso a creer que esto es difícil de hacer. Si un padre no tiene la personalidad o la capacidad para hacer frente a las necesidades del bebé, la relación entre padre e hijo está en riesgo como lo muestra la tasa de desarrollo en los bebés.

Más galerías de fotos



Escrito por genevieve van wyden | Traducido por xochitl gutierrez cervantes