Relación entre el jet lag y el apetito

Después de un vuelo largo a través de varias zonas horarias es posible sentir los efectos del jet lag, no sólo en el ciclo del sueño, sino también en el apetito. La pérdida del apetito es un efecto secundario común del jet lag y muchos viajeros tienen dificultades para comer durante unos días después de viajar. Entender la causa de la afección puede aliviar tu ansiedad acerca de este síntoma y aprender cómo prevenirlo te puede ayudar a hacer más fácil el transporte aéreo para ti en el futuro.

Causas

El jet lag es causado por viajar rápidamente a través de varias zonas horarias, lo que provoca alteraciones en el reloj interno de tu cuerpo, también conocido como el ritmo circadiano. Tu reloj interno es el encargado de controlar el ciclo del sueño y la alteración en su función puede dejar tu sensación de cuerpo como si todavía estés en la zona horaria anterior. Cuando esto sucede, te sentirás demasiado despierto o excesivamente cansado, dependiendo de si has ido hacia adelante o hacia atrás en las zonas horarias.

Síntomas

El jet lag se presenta en una variedad de síntomas que pueden afectar tu apetito. La más común es la interrupción de tu ciclo de sueño, lo que puede provocar que te sientas estresado, ansioso y deprimido, lo cual puede reducir el apetito. Debido a que tu cuerpo está esencialmente "atascado" en la zona horaria anterior, no podrá registrar el hambre en el momento adecuado en la nueva zona. El jet lag también es conocido por causar problemas estomacales, incluyendo estreñimiento, diarrea y náuseas, transformando la comida en algo no deseado ni apetitoso.

Pronóstico

El Jet lag es una enfermedad temporal, de modo que sólo debes notar cambios en tu apetito por un par de días después de volar. Una vez que tu cuerpo tiene la oportunidad de adaptarse plenamente a la zona horaria actual, los síntomas globales deben disminuir y el apetito debe retornar a la normalidad.

Prevención

Si bien no hay método infalible para asegurarte de que no serás víctima del jet lag, hay algunas cosas que puedes hacer para minimizar sus efectos sobre el apetito y la salud en general. Beber agua y mantenerte hidratado durante tu vuelo mantendrá tus órganos hidratados, lo que podría evitar el jet lag. Evita el alcohol antes y durante el vuelo. Si es posible, separa tus vuelos fuera tanto como puedas de tal modo que no pases por múltiples zonas horarios en un solo viaje. Esto le dará a tu cuerpo tiempo para aclimatarse lentamente a los cambios en el tiempo.

Más galerías de fotos



Escrito por bronwyn timmons | Traducido por txell parera