Relación entre el dolor en el flexor de la cadera y correr

Los flexores de la cadera son músculos potentes que usas en cada paso cuando estás caminando, haciendo jogging o carreras rápidas. El dolor y las lesiones en tus músculos flexores de la cadera pueden afectar el desempeño y el límite de tu habilidad para llevar a cabo actividades diarias incluidas agacharse, arrodillarse y el desplazamiento por escaleras. Correr generalmente activa el dolor en el flexor de la cadera.

Anatomía

Los músculos flexores de la cadera se contraen para mover la misma hacia adelante y llevar el muslo a la parte frontal cuando caminas o corres. El flexor principal es el músculo iliopsoas, el cual se une a la cara anterior del fémur, la cadera anterior y las vértebras de la columna lumbar. Cuando se presenta una distensión, este músculo largo y potente puede limitar el movimiento de la cadera y producir dolor en la parte superior del muslo, en la cadera y la zona lumbar.

Fuentes

Una distensión en el flexor de la cadera puede ser el resultado de una contracción excesivamente enérgica, tal como al patear o realizar carreras rápidas, pero la causa más común del dolor en el flexor de la cadera producido por correr es el uso excesivo. El exceso de entrenamiento causa micro-traumas en los músculos debido a que el atleta está siendo demasiado activo y no descansa adecuadamente entre las sesiones de entrenamiento. Estos micro-traumas se acumulan y eventualmente tienen como resultado distensión, y dolor.

Entrenamiento apropiado

Prevén las lesiones en el flexor de la cadera comenzando tus ejercicios a un nivel apropiado para tu caso particular y aumentando la intensidad en incrementos graduales. Préstale mucha atención a cómo se siente tu cuerpo antes, durante y después del entrenamiento para ayudar a prevenir el exceso de actividad. Calienta muy bien para preparar el cuerpo para correr al incrementar el flujo sanguíneo hacia los músculos y aumentar el movimiento de las articulaciones. Permite que tu cuerpo se enfríe apropiadamente para disminuir la tensión muscular e incrementar la flexibilidad.

Estiramiento

Puedes estirar los músculos flexores de la cadera fácilmente en una posición erguida. Mueve una cadera y rodilla hacia atrás, toma tu tobillo con la mano del mismo lado y lentamente tira de éste hacia tus glúteos hasta que sientas un estiramiento cómodo en la parte frontal de tu cadera. Si no puedes alcanzar tu tobillo, usa una toalla o soga como ayuda. Sostén este estiramiento durante 30 segundos. Cuando hayas terminado, repítelo con la pierna no lastimada. A continuación, lleva a cabo este estiramiento utilizando la mano del lado opuesto para trabajar los músculos con un ángulo ligeramente diferente.

Tratamiento

Aplícale hielo al área adolorida por 20 o 25 minutos después de entrenar. Dependiendo de la gravedad del dolor, es posible que tengas que dejar de correr durante algún tiempo y sustituyas esta actividad por un ejercicio cardiovascular que no empeore el dolor en el flexor de la cadera. Implementa un programa de fortalecimiento de cadera, estiramiento y entrenamiento de equilibrio para rehabilitar tu lesión. Busca un tratamiento profesional por parte de un médico o quiropráctico para maximizar las capacidades de curación de tu cuerpo mediante la restauración del flujo nervioso apropiado y la optimización del movimiento músculo esquelético.

Más galerías de fotos



Escrito por donald a. ozello | Traducido por jhonatan saldarriaga