Relación del consumo de fresas con la gota

La gota ocurre cuando el ácido úrico, un subproducto de la descomposición de las purinas, se acumula e inflama las articulaciones. La purina se encuentra en muchos alimentos, incluyendo la carne, el queso y el pescado. Una investigación reciente indica que las fresas proporcionan una excelente fuente de vitamina C, lo que minimiza el riesgo de padecer gota. Las fresas también contienen altos niveles de magnesio, un mineral que puede ayudar a reducir los síntomas de la gota. Dicho esto, las fresas también contienen oxalato, el cual puede agravar la gota en ciertos pacientes. Habla con tu médico acerca del consumo de fresas para evitar o no empeorar el padecimiento.

Vitamina C

Una taza de fresas frescas proporciona 90 mg de vitamina C, igual al 149 por ciento de la cantidad diaria recomendada. Según dos estudios recientes, la vitamina C se muestra promisoria como tratamiento y preventivo para la gota. Un estudio en marzo de 2009 realizado por investigadores canadienses y publicado en la revista "Archives of Internal Medicine" examinó 46,994 hombres sin antecedentes de gota mayores de 20 años; los sujetos con el más bajo consumo de vitamina C al día manifiestaron una propensión mayor al padecimiento. Del mismo modo, un estudio en junio de 2005 llevado a cabo por investigadores de la Universidad Johns Hopkins y publicado en la revista "Arthritis and Rheumatism", encontró que los suplementos de vitamina C redujeron significativamente los niveles de ácido úrico en pacientes con gota.

Magnesio

El magnesio también muestra la capacidad de minimizar los síntomas de la gota, incluyendo el dolor, el calentamiento y la hinchazón, además del enrojecimiento, de acuerdo con Steven D. Ehrlich, NMD, de VeriMed Healthcare Network. Una taza de fresas frescas proporciona 20 mg de magnesio, que es el cinco por ciento de la cantidad diaria recomendada.

Folato

Las fresas constituyen una rica fuente de la vitamina B9 (folato o ácido fólico). Una taza de fresas frescas contiene 37 mcg de ácido fólico, el equivalente al nueve por ciento de la cantidad diaria recomendada. Las investigaciones indican una conexión entre los niveles bajos de ácido fólico y la aparición de gota. Un estudio llevado a cabo en octubre de 2003 por investigadores taiwaneses y publicado en el "American Journal of Clinical Nutrition" encontró que los alimentos ricos en ácido fólico, como las fresas tienen un efecto protector contra la gota.

Oxalato

Las fresas también contienen oxalato, un compuesto químico derivado del ácido oxálico. De acuerdo con Columbia University Medical Center for Holistic Urology existe un vínculo entre el oxalato, el ácido úrico y los cálculos renales. El oxalato en las fresas no sólo puede empeorar los síntomas de la gota, sino que puede poner a los pacientes en mayor riesgo de desarrollar cálculos renales. Pide autorización médica antes de consumirlas para evitar la gota si tienes antecedentes de cálculos renales.

Más galerías de fotos



Escrito por emma cale | Traducido por maria del rocio canales