Reincidencia en el entrenamiento de control de esfínteres

Tiraste todos los pañales y toallitas húmedas una vez que terminó el entrenamiento de tu pequeño para ir al baño. Ahora, meses después, él está teniendo accidentes de nuevo. La regresión no es rara para los niños pequeños y preescolares que trabajan en cualquier nueva habilidad, el entrenamiento para ir al baño incluido. Una vez que hayas llevado a tu hijo al pediatra para descartar cualquier tipo de dolencia, volverás a examinar la situación y trabajar con tu hijo para llegar al fondo de las cosas.

Descubre el problema

Habla con tu hijo de una manera de apoyo, no de confrontación, para tratar de llegar a la raíz del problema. Los niños a menudo regresan al entrenamiento del control de esfínteres debido a un evento importante en la vida como una mudanza, el nacimiento de un hermano, un divorcio o un nuevo cuidador. Cuando le dices a tu hijo que has notado que ha estado teniendo algunas dificultades, hazle saber que es seguro hablar contigo. Te puede dar una idea acerca de lo que está sintiendo.

Trabaja hacia una solución

Una vez que sepas que tu hijo ha regresado, trabajen juntos para llegar a una solución. Si tiene miedo de los baños automáticos en la guardería, explícale cómo trabajan y ofrece ir más temprano la próxima vez que lo dejes para ayudarle a ser valiente con su miedo. Si está tratando de ser como su nueva hermanita que usa pañales, dedícale algo de tiempo uno a uno para que se sienta importante y no actúe buscando atención. Pídele sus ideas y aportaciones también, así siente que está contribuyendo a la solución.

Establece metas realistas

Sé lo más tranquilo y apoya a tu hijo tanto como sea posible, alabándolo por sus esfuerzos y alentándolo a volver a la pista con el entrenamiento. Dile que los accidentes están bien, pero sabes que él es capaz de usar el orinal. Si pasa un mes y la regresión continúa, podría ser el momento de volver a evaluar si se entrenó muy pronto para empezar, y cambia a los pañales durante unos meses. Después de un corto período, puedes revisar la cuestión de control de esfínteres, y con suerte tendrás más éxito.

Recaídas nocturnas

Según HealthyChildren.org, de la American Academy of Pediatrics, un niño puede estar libre de accidentes por la noche hasta meses, incluso años, después de que la formación está completa. Alrededor del 40 por ciento de los niños se orinan en la cama por la noche hasta los 5 años, según informa la AAP. La intervención médica no suele ser necesaria a menos que todavía esté sucediendo con regularidad a los 8 años. No hagas un gran problema de que el niño se orine en la cama o tu niño puede resistirse a ir al baño durante el día, también. Considera el uso de un pull-up o un pañal de tu hijo hasta que comience a permanecer seco de nuevo.

Más galerías de fotos



Escrito por carly seifert | Traducido por verónica sánchez fang