Cómo rehidratar arándanos secos

Los arándanos frescos pueden encontrarse listos en tiendas cuando están próximos los días festivos. Si deseas hacer una receta con arándanos en cualquier otro momento del año, deberás usar arándanos congelados o deshidratados. Estos arándanos tienen gran cantidad de vitamina C y fitoquímicos que ayudan a evitar infecciones del tracto urinario. También contienen antioxidantes que ayudan a proteger el daño celular. Rehidratar los arándanos es sencillo, tanto como servir agua en un recipiente.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Arándanos secos
  • Recipiente
  • Agua hervida
  • Escurridor

Instrucciones

  1. Mide la cantidad de arándanos secos que necesitarás para la receta. Para cada taza de arándanos frescos requeridos, mide tres cuartos de taza de la versión seca. Coloca los arándanos secos en un recipiente de cristal. Al rehidratarlos se suavizarán y serán iguales en sabor y textura a los arándanos frescos cocinados.

  2. Sirve agua hervida sobre los arándanos hasta cubrirlos. También puedes sustituir jugo de fruta caliente en lugar del agua para poder añadirles sabor. Deberán estar completamente cubiertos para que todos puedan absorber el líquido. Coloca un poco de papel film sobre el recipiente para que mantengan el vapor adentro y caliente el agua. Rehidratarlos en jugo de fruta agregará vitaminas y calorías que deberás mantener en consideración cuando escojas hidratarlos con líquido. Si mantienes una dieta baja en calorías, el agua será la mejor opción.

  3. Espera de 10 a 30 minutos para que tus arándanos se humedezcan en el agua o jugo y solos se rehidraten. Al terminar, estarán gordos y redondos. Algunos se pueden rehidratar más rápidamente que otros, dependiendo de lo seco que estén y de su edad.

  4. Drena los arándanos del líquido usando un escurridor. Retira el líquido y regresa los arándanos al recipiente. Ya están listos para agregarlos a tu receta. Los arándanos secos rehidratados son muy parecidos a los arándanos frescos respecto a sus vitaminas, aunque tienen más calorías debido al azúcar añadido durante el proceso de secado.

Consejos y advertencias

  • Utiliza arándanos secos rehidratados en panes, panqués, ensaladas o salsas que normalmente requieren arándanos frescos. Los arándanos secos son fáciles de guardar y tienen una larga vida en anaquel.

Más galerías de fotos



Escrito por amber canaan | Traducido por elizabeth garay ruiz