Reglas de supervivencia para los niños en zonas deshabitadas

Los niños que están perdidos en las afueras tienden a vagar entre 1 y 2 millas (entre 1,6 km y 3,2 km), y eso hace que sea más difícil encontrarlos, según el psicólogo infantil Ken Hill, en la Universidad de St. Mary en Halifax, Nueva Escocia. "El miedo es el enemigo", Hill dijo en un artículo de 2009 en HuffingtonPost.com. "El miedo activa los músculos mas grandes de las piernas". Practicar algunas técnicas de supervivencia sencillas con tus hijos antes de entrar en los bosques puede ayudar a salvar su vida.

Nunca vallas a los bosques si no estás preparado

Cada vez que tu hijo entre en el bosque, se debe llevar un kit de supervivencia que contenga una linterna y baterías adicionales, un silbato, un poco de mezcla de frutas secas, un trapo de colores para utilizar como bandera de señal y un poncho impermeable, todo guardado en un bolsa de comida a prueba de agua. Los niños mayores pueden llevar un teléfono celular, más ligero y una brújula también. Si tiene una mochila, llevar un suéter extra, unos calcetines y un gorro también es una buena idea. Muéstrale a tu hijo cómo usar todos los elementos de su equipo de supervivencia antes de entrar en el bosque.

Mantente seco y caliente

Sentarte en un suelo húmedo y frío aumenta el riesgo de hipotermia. Enséñale a tu hijo a recoger hojas de pino, ramas y hojas para construir una ​​colchón improvisado para sentarte. El montón debe ser tan grueso como un cojín de silla para que se levante del suelo. Se debe construir en un lugar seco, como debajo de un dosel de árboles que esté protegido de la intemperie, pero no oculto de la vista de los equipos de rescate.

Sé visible

Esperar con calma en un solo lugar es la forma más fácil de que te rescaten. Instruye a tu hijo a atar su bandera de señal en un lugar visible junto a su lugar de espera. Si oye un ruido en el bosque, se debe hacer un ruido a cambio para intentar asustar a los animales y alertar a los buscadores. Enséñale a sonar su silbato en ráfagas cortas de tres silbidos para llamar a los equipos de rescate a su ubicación.

Sé selectivo con la comida y la bebida

Un niño no debe mirar a las grandes masas de agua como una fuente de agua potable. En su lugar, muéstrale cómo recoger el rocío y la lluvia en la bolsa de plástico que contiene en su kit de supervivencia, de acuerdo con "U.S. Search and Rescue Task Force". Una buena regla, para evitar caer, es no beber de una fuente de agua que sea más grande que él mismo. Familiariza a tu hijo con las plantas y las bayas comestibles que crecen en los bosques nativos y adviértele que nunca debe comer cualquier cosa que no sea segura. Es mejor estar solo y hambriento que solo y enfermo.

Más galerías de fotos



Escrito por anne goetz | Traducido por francisco langner