Reglas para un partido de bésibol suspendido por lluvia

Los partidos de béisbol tienen nueve entradas. Con una temporada que va desde el comienzo de abril hasta el final de octubre, muchas veces el clima impacta el juego. Cuando llueve y otros inconvenientes como los truenos, los relámpagos o la nieve fuerzan a los jugadores a irse a la línea lateral, los equipos involucrados y los árbitros deben tomar una decisión sobre si el juego puede continuar.

Suspensión por lluvia: antes de comenzar el partido

Hay momentos cuando el pronóstico de lluvia es correcto. Incluso cuando los estadios de béisbol emplean a los mejores jardineros y tienen el mejor equipo para preparar los campos, algunas veces el juego debe ser postergado por el clima. El equipo local está a cargo de determinar si el juego puede ser jugado o si oficialmente debe determinarse como suspendido por lluvia antes de comenzar la entrada inicial. Si el juego es temprano en la temporada, el equipo puede estar dispuesto a suspenderlo porque habrá amplias oportunidades de jugar el partido en una fecha futura. Sin embargo, puede que estén dispuestos a hacer que los jugadores soporten las condiciones climáticas dificultosas más tarde en la temporada, cuando las fechas abiertas están menos disponibles.

Lluvia luego de que el juego ha comenzado

Una vez que el juego ha comenzado, el juego queda en manos del arbitraje en el campo. El juego puede comenzar luego de una demora por lluvia o con cielos soleados, pero la lluvia puede aparecer después. Si el árbitro decide sacar a los jugadores del campo porque las condiciones son inseguras o no se puede jugar, el estado del juego depende del resultado y la ubicación. Si el juego ha llegado a las 5 entradas y no está empatado, el juego puede oficialmente declararse como victoria del equipo que llevase la delantera antes de la lluvia. Esto se llama juego acortado por lluvia. Si el equipo local está en la delantera luego de que el visitante haya bateado en la quinta, es un partido oficial. Si el equipo local está detrás del visitante luego de que este haya bateado en la quinta y el juego se termina, el juego es suspendido por lluvia y el equipo visitante no recibe el crédito. Si el equipo local está en ventaja cuando el juego es oficial por dos corridas, pero el equipo visitante anota dos corridas al principio de la siguiente entrada cuando llega la lluvia, el juego será suspendido y continuará desde ese punto en una fecha futura.

Partidos de postemporada

No hay juegos acortados por lluvia en la postemporada. La oficina del comisionado de béisbol ha determinado que toda final y partido de Serie Mundial debe ser jugado hasta estar terminado para ser oficial. Si la lluvia hace que no se pueda jugar luego de la sexta entrada, el juego continuará desde ese punto el día siguiente cuando se pueda jugar béisbol.

Más galerías de fotos



Escrito por steve silverman | Traducido por lautaro rubertone