Reglas para los padres de adolescentes post-rehabilitados

El abuso de sustancias en adolescentes es un gran problema en los Estados Unidos. La sustancia más consumida por los adolescentes es el alcohol, cuando fueron encuestados, casi el 11 por ciento de los adolescentes en 2009 informaron que tienen un consumo excesivo de alcohol o han tenido un episodio de consumo excesivo de alcohol al menos una vez durante el mes pasado, según el Butler Center for Research. La marihuana es la segunda droga ilegal más usada. Los medicamentos sin receta, que incluyen estimulantes y analgésicos utilizados por razones no médicas, fueron la tercera. Los padres deben entender lo que su hijo está experimentando y ayudar a que sus hijos adolescentes permanezcan libres de drogas después de la rehabilitación.

Dale tiempo

Es difícil para cualquier persona, incluyendo los adolescentes, permanecer sobrio después de la rehabilitación a causa de los antojos que probablemente sienten. Los antojos son una causa principal de la recaída. Estar en rehabilitación durante 30 días no suele ser suficiente para eliminar los antojos. Tu hijo debe estar en rehabilitación por lo menos 90 días antes de que vuelva a casa, dice David Sack, un médico certificado de la junta de psiquiatría de adicción, en PsychCentral. Un adolescente al que se le recuerda su problema de abuso de sustancias podría querer empezar de nuevo con sólo pensar en ello. Los recordatorios, como ver a los amigos con los que tu adolescente acostumbraba consumir drogas, estar en la habitación donde ocurre el abuso de sustancias y ver la parafernalia con la que solía drogarse, son los desencadenantes que pueden llevar a una recaída. Los padres probablemente tendrán más éxito con su adolescente en cuanto a que permanezca sobrio si esperan por lo menos 90 días para llevarlo a su casa después de estar en un centro de rehabilitación.

Prepara tu casa

Mientras tu hijo esté ausente, elimina todos los factores desencadenantes de tu casa. No debe haber nada de alcohol ni nada que ver con el alcohol, como vasos de bebida, por toda la casa. No puedes mantener los medicamentos recetados a los que tu hijo era adicto en la casa, tampoco. Aunque inconveniente, encuentra un lugar alternativo para mantener tu medicación.

Pon reglas

Crea y haz cumplir las reglas que tu hijo debe seguir. Podría haber reglas sobre cómo hacer las tareas de la casa o estar en casa para la cena cada noche a las 6:30. Tú y tu cónyuge necesitan estar en la misma página en cuanto a hacer y cumplir las reglas. No hagas reglas que no estás preparado para hacer cumplir de forma coherente. También, conoce dónde está tu hijo en todo momento y quienes son sus amigos. Tu hijo necesita un toque de queda, y debe someterse a pruebas de drogas al azar. Es necesario revisar la habitación de tu hijo y sus pertenencias con frecuencia para detectar signos de abuso de sustancias. Explícale a tu hijo que cuando optó por utilizar sustancias ilícitas, perdió su derecho a la privacidad.

Sé un punto suave

Dile a tu hijo que puede hablar contigo sobre cualquier cosa. No lo juzgues. Basta con escuchar. Enséñale la habilidad de hablar de una manera segura y tranquila. Los adolescentes a los que se les enseña a hablar con adultos y participar en debates saludables son más propensos a usar estas habilidades con sus compañeros cuando se les ofrecen drogas y alcohol, de acuerdo con la National Public Radio. Además, anima a tu hijo a realizar actividades saludables. Necesita algo para llenar el tiempo que pasaba usando sustancias ilícitas. Descubre lo que le interesa y ayúdalo y anímalo a que lo haga.

Más galerías de fotos



Escrito por laura agadoni | Traducido por verónica sánchez fang