Reglas para el hogar para niños con TDAH

Los niños con TDAH (trastornos de déficit de atención con hiperactividad - ADHD segun sus siglas en inglés) tienen problemas relacionados con la organización, planeamiento, impulsividad, terminar tareas y distraerse. Sin reglas y horarios que se hagan cumplir de manera estricta, tu hijo podría tener problemas para cumplir las obligaciones escolares y familiares, y puede ser susceptible a una baja autoestima y a la depresión. Las reglas evitarán que tu hijo con TDAH retrase al resto de la familia, y mantendrán la dinámica del hogar funcionando adecuadamente. Además, es tu responsabilidad como padre enseñarle a tu hijo cómo vencer los retos que conlleva el TDAH.

Horarios matutinos

Como se menciona en un artículo llamado "9 secretos para sobrevivir a tu adolescente con TDAH", escrito por Peter, Jaksa, Ph.D., y publicado en la revista ADDitude, los niños con TDAH tienen un problema para estimar el tiempo y a menudo llegan tarde debido a pobres capacidades para el funcionamiento ejecutivo. Crear un horario matutino ayudará a que tu hijo salga de casa a tiempo. Lo mejor es anotar dicho horario y colgarlo en la pared o en el refrigerador para que tu hijo pueda verlo en todo momento. Si ves que tu hijo se distrae, recuérdale ver el horario y acatarlo.

Tarea

Separar un tiempo y un lugar para hacer la tarea es importante para tu hijo con TDAH. Los niños con este problema necesitan rutina y constancia para poder terminar las cosas, así que es importante que te apegues al horario que estableciste. Tu hijo debe mostrarte su organizador de tareas todos los días cuando llegue de la escuela, para que puedas revisarlo. Esto es para que te asegures que tu hijo hace su tarea y que no olvida nada. Programar pequeños descansos frecuentes es importante porque esto le permite a tu hijo moverse, estirar las piernas y despejar su mente. También es importante que tu hijo regrese a trabajar en cuanto el descanso termine.

Tareas del hogar y seguimiento

Las tareas del hogar son importantes para que tu hijo desarrolle un sentido de confianza personal, y además refuerza su posición como un miembro valioso de la familia. Una manera de hacer esto es elaborar una tabla o lista de tareas, y hacer que tu hijo las tache conforme las termina. Las tareas del hogar deben completarse antes de que a tu hijo se le permita ver la TV o jugar. La consistencia es esencial para esto. De acuerdo con Jaksa, los niños con TDAH encuentran difícil terminar proyectos y guardar cosas en su lugar debido a su facilidad para distraerse y su dificultad para concentrarse en una tarea a la vez. Es importante asegurarse de que tu hijo limpie lo que ensucie y que guarde las cosas cuando termine un proyecto. No se debe posponer la terminación de ninguna actividad.

Limita los aparatos electrónicos

Como con cualquier niño, es importante limitar la TV, los mensajes de texto y el tiempo en la computadora. La influencia de los medios en nuestra vida diaria puede distraer a cualquier niño; es dos veces más fácil que un niño con TDAH se distraiga de sus tareas que el resto de sus compañeros sin este problema. Si tu hijo se excede de su límite de tiempo o abusa de las reglas que has establecido para regir el uso de estos medios, apaga la TV o la computadora y quítale el teléfono por un periodo determinado de tiempo. Si tu hijo no respeta las reglas (o si las olvida), debes aplicar consecuencias.

Rutinas para dormir

Es importante establecer una rutina nocturna para dormir y establecer un horario para apagar las luces que sea el mismo cada noche. Tu hijo puede tener dificultades para quedarse dormido porque su sistema nervioso se estimula en exceso con facilidad, lo cual es más apreciable por la noche. Asegurarse de que tu hijo tenga mucha actividad física durante el día también lo ayudará a quedarse dormido a la hora establecida. El sueño es esencial para la salud mental y física de un niño, y especialmente, para la de un niño que tiene dificultades para mantener la atención y concentrarse sin distraerse.

Más galerías de fotos



Escrito por bonnie crowe | Traducido por alejandro cardiel