Reglas para el hogar para adolescentes

Ser padre de muchachos adolescentes puede ser una batalla, incluso en los mejores días. Suelen tener cambios de ánimo y querer su independencia. Establecer reglas y consecuencias en tu hogar tiene varios propósitos además de mantener la paz. Tu adolescente puede responder negativamente ahora, pero te agradecerá cuando crezca. Mantente fuerte porque esos años no duran para siempre y pronto tu hijo será un adulto equilibrado.

Reglas efectivas

Muchas reglas son estándar en los hogares en todo el país y son importantes para criar muchachos. Usar lenguaje respetuoso, hacer tareas, mantener su habitación limpia, permitir que los padres sepan dónde va a estar, llamar si llegará tarde, ayudar cuando se le pida y mantener su trabajo escolar son reglas que los adolescentes necesitan. Sin embargo, dependiendo de tus prioridades y las situaciones en tu hogar, puedes incorporar otras reglas para tu adolescente.

Propósito

Probablemente establezcas reglas para tu adolescente porque quieres que él pueda cuidarse a sí mismo cuando se mude. Puede que le pidas que lave los platos o que haga su propio lavado de ropa así como que limpie su habitación y atienda el mantenimiento del hogar cuando se le pida. Esta es una forma efectiva de preparar a tu hijo para la vida por sí mismo, pero establecer reglas sirve otros propósitos también. Las consecuencias por romper las reglas ayudan a tu adolescente a aprender sobre el comportamiento deseado contra el no deseado y ayuda a enseñarle sobre moral y responsabilidad.

Eligiendo reglas

Puede que encuentres más resistencia a las reglas si intentas ordenar toda la vida de tu adolescente al imponérselas. En lugar de eso, elige normas que lo hagan hacer cosas que son más importantes para la familia. Las reglas sobre compartir las tareas del hogar son importantes, pero hacer que se saque sus zapatos en la puerta puede que no sea vital. Las pautas pueden cambiar con el tiempo también. Si encuentras a tu adolescente usando lenguaje irrespetuoso, puede que quieras crear un reglamento para hacerlo detenerse.

Imponiendo reglas

Las consecuencias consistentes por romper las reglas son la mejor manera de imponerlas. Si tu adolescente algunas veces pierde sus privilegios, pero otras veces lo dejas pasar, o le cedes después de 10 minutos de discusión, él sabrá que no siempre será disciplinado por su mal comportamiento. Distribuye las mismas consecuencias cada vez que ocurra una infracción y no tomará mucho para que veas el cambio en el comportamiento de tu hijo. Asegúrate de que las consecuencias sean apropiadas para su edad también. Si lo atrapas enviando mensajes de texto cuando debería estar durmiendo, puedes quitarle los privilegios del celular por el resto del día.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por lautaro rubertone