Reglas sobre empujar en fútbol

El fútbol permite una buena cantidad de contacto lícito, a pesar de que aún está lejos de ser un deporte de colisión como el hockey y el fútbol americano, en donde el contacto violento frecuente, deliberado y permisible es parte del juego. Las Reglas del Juego administradas por la FIFA, el organismo rector del fútbol internacional, especifican las medidas que el árbitro puede tomar para controlar los empujones.

Reglamento

La regla 12, "Faltas e incorrecciones", de las Reglas del Juego declara que un árbitro puede conceder un tiro libre directo al rival si un jugador empuja a un oponente con una fuerza excesiva o de una manera que parece imprudente o temeraria. Un tiro libre directo, el cual permite que el pateador intente marcar un gol al patear, se toma en el punto de la falta. Si un empujón temerario o contundente se produce en el área de penalti, el árbitro puede otorgar un penal.

Historia

Empujar es una falta grave, junto con las patadas, las zancadillas, saltar encima, cargar, golpear o taclear a un oponente. Empujar ha estado prohibido desde la primera redacción de las Reglas de Juego, en 1863, escribe Stanley Lover, un entrenador de árbitros internacional y autor de dos libros sobre reglas del fútbol. La regla aparece no sólo en las Reglas del Juego de la FIFA, las cuales rigen el juego internacional, sino también en las reglas de la NCAA para los equipos universitarios de Estados Unidos y en las reglas de la National Federation of State High School Associations.

Interpretación

El árbitro tiene un enorme poder sobre la conveniencia de cobrar un empujón. Él no contará una carga de hombro a hombro con las manos pegadas al cuerpo como un empujón, pero si extiendes tus brazos o ensanchas los codos lejos de tu cuerpo y empujas, eso será considerado un empujón. Tampoco es probable que pite por un empujón si quedándose en silencio puede permitir una oportunidad en desarrollo de marcar un gol para el equipo que recibió la falta. Por lo tanto se ven un desfile constante de empujones, golpes y agarres de camiseta, sobre todo en el nivel profesional de fútbol, ​​que no son cobrados por el árbitro. "La cantidad de fuerza que un árbitro permitirá es relativa a la experiencia y la edad de los jugadores, pero nunca debe ser excesiva", señala la US Soccer Federation en el sitio web Ask a Soccer Referee.

Represalias

Corres un gran riesgo en el fútbol si empujas a un jugador en represalia por patear, empujar, escupir o hacer un comentario insultante. El árbitro ve con frecuencia sólo las represalias y no la provocación, lo cual conduce a un tiro libre directo o incluso una tarjeta amarilla o roja. Los empujones en el pecho o en la espalda de fuerza excesiva que envían a un oponente al suelo también pueden recibir una tarjeta roja, la cual expulsa del juego y del siguiente partido al jugador que empuja.

Más galerías de fotos



Escrito por rogue parrish | Traducido por mariano abrach