Reglas de los chupetes

A pesar de que tu suegra o vecino puedan contarte historias de horror acerca de que los chupetes dañan los dientes de un niño o interfieren con la lactancia materna, los chupetes realmente ofrecen al bebé varias ventajas, incluyendo la reducción del riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS por sus siglas en inglés). De hecho, si sigues algunas reglas simples para los chupetes, no tendrás ningún inconveniente en absoluto.

Elegir un chupete

Elige un chupete que sea de una sola pieza, de esta manera no hay riesgo de que se rompa y evitas que el bebé ahogue. Además, el protector de plástico duro debe ser de al menos 1 1/2 pulgadas de ancho e incluir agujeros para el aire. Tendrás que desinfectar un chupete si es nuevo, puede lavarlo en el lavavajillas o con agua hirviendo (recuerda elegir uno que sea apto para lavavajillas). Nunca trates de hacer tu propio chupete con el pezón de un biberón o cualquier otra cosa. Un chupete hecho en casa es un peligro de asfixia grave.

Dando el chupete al bebé

Debes esperar hasta que tener una relación de lactancia bien establecida con el bebé para darle el chupón, por lo general alrededor de tres o cuatro semanas después del nacimiento. La primera vez que el bebé se encuentra con un chupete puede llegar a llorar, escupir o ignorarlo. Inténtalo de nuevo en otro momento u ofrece otro tipo de chupete hasta que encuentre uno que le guste. Ten en cuenta que algunos bebés no tienen una fuerte necesidad de chupar, así que si tu bebé sigue rechazando el chupete después de varios intentos, puede no necesitar uno.

Uso del chupete

Una vez que tu bebé haya aceptado el chupete, puedes dárselo entre comidas o durante el sueño. Un bebé hambriento puede ser satisfecho con un chupete cuando en realidad necesita leche en el estómago, por lo que debes evitar el chupete hasta que haya comido. Nunca ates el chupete a su cuna o en el cuello,pues hay riesgo de estrangulación. Inspecciona todos los chupetes regularmente para ver si tienen desgaste y reemplazarlos tan pronto como se perforen o decoloren.

Quitar el hábito del chupete

Si tu hijo aún usa un chupete cuando ya no debe, es posible que necesite un poco de motivación para dejarlo antes de que se interrumpa la correcta alineación de los dientes. En lugar de castigar o avergonzarlo, puedes intentar un enfoque más suave, ya sea distraer al bebé con algo divertido cuando busque un chupete o también ofrecerle pequeños premios por dejarlo. Poco a poco puedes disminuir el tiempo con el chupete o fijarle una fecha determinada para dejarlo a voluntad, como un cumpleaños o un día de fiesta especial, tal vez a cambio de un regalo.

Más galerías de fotos



Escrito por piaf azul | Traducido por andrew steven reyes cortes