Regalos de adopción para niños

Meses de papeleo, noches sin dormir y elevadas comisiones culminan el día en que la adopción de tu hijo es oficial. Este memorable día, y todos los posteriores, son causa de celebración. Entregarle a tu hijo un regalo que lo haga recordar ese día, puede ser una manera oficial de darle la bienvenida a tu familia.

Un libro de vida

Un niño mayor ha tenido una vida previa a la adopción. Crear un libro de vida le proporcionará un registro de su pasado y le demostrará que entiendes que su vida no comenzó cuando llego a tu hogar. Según Child Welfare Information Gateway, un libro de vida se puede moldear de varias maneras. Haz una versión simple usando un álbum de recortes (scrapbook) grande o una carpeta resistente. Llena el libro con fotografías y documentos que tengan algún significado en la vida de tu hijo. Deben comenzar a hacerlo ustedes e invitar al niño a que ayude a completar los detalles, o hacer todo el libro en conjunto. El sitio web sugiere incluir artículos como fotografías de los padres biológicos y sus familiares, fotos de familias de acogida que haya tenido anteriormente, relatos de acontecimientos importantes del desarrollo del niño y fotos de sus actividades favoritas. Si tu hijo es un bebé, comienza un libro de vida ahora y actualízalo a medida que vaya creciendo.

Joyas

Los obsequios de joyas podrían permanecer en manos de tu hijo adoptivo durante toda su vida. Como madre, compra collares o pulseras idénticas para ti y tu hija, colócale una inscripción de un mensaje o día de la adopción. También puedes usar una pulsera con dijes como símbolo de su herencia genética y la nueva vida junto a tu familia. Escoge uno o dos dijes que simbolicen a sus padres biológicos o su nacionalidad, junto con dijes que simbolicen tu nacionalidad y las actividades que son importantes para tu familia. Para un niño, puedes mandar a grabar unos gemelos con la inicial del nombre de familia o grabar un mensaje en un reloj de plata. Incluso si tu hijo es recién nacido, cómprale una joya ahora y tómale una fotografía junto a él para que cuando sea mayor entienda que su adorada posesión fue un regalo de adopción.

Artículos de uso personal

Un niño que tenga la edad suficiente como para entender que tiene nuevos padres, también tendrá la edad suficiente como para estar confundido o ansioso por esta circunstancia. Los objetos que le entreguen comodidad le ayudarán en la transición. Enfócate en su habitación, ya que los niños mayores que son adoptados podrían tener problemas para dormir y tener pesadillas, según Child Welfare Information Gateway. Confecciónale una manta personalizada o borda su nombre en ella, o elige un animal de felpa que sea extra especial para regalarle al momento que termine el proceso de adopción. Si tu caso se trata de una adopción abierta, HealthyChildren.org recomienda colocar una foto de sus padres biológicos en su habitación. Enmarca una foto de ellos y envuélvela en papel de regalo para que él sepa que no tienes ningún problema en reconocer su pasado. Tan pronto como tomes la primera foto familiar, enmárcala también para dársela como regalo.

Libros

Sin importar su edad, algún día tu hijo se beneficiará al leer libros sobre adopción. Debido a que podría sentirse incómodo al pedir ayuda para lidiar con la confusión de sus sentimientos, al entregarle una pila de libros sobre el tema poco después de la adopción le estarás proporcionando un recurso con el que puede contar cada vez que lo necesite. Elige varios libros de cuentos sobre el tema de la adopción para niños pequeños. Selecciona algunos títulos de no ficción para un niño mayor o busca libros por capítulos con temas de adopción, la agencia de adopción y el bibliotecario pueden ayudarte a elegir algún título. Ofrécete para leerle a tu hijo para que así puedan comentar los temas tratados. Otro tipo de libro que es muy útil para niños adoptados es un diario con un candado. Escribe un inscripción en la parte del frente que exprese lo agradecido que estás de tenerlo junto a ti. Motívalo a escribir libremente lo que siente.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn walsh | Traducido por mariajose mansilla