Refuerzo positivo en adolescentes

Tu hijo adolescente necesita, y de hecho anhela, el refuerzo positivo. Aunque podría parecer que no le importa un modo u otro, le importa profundamente. Cuando te das cuenta, menciona y alaba algo que ha hecho que te gusta, lo que lo hará sentir bien. Cuando no te das cuenta, tu hijo reconoce este olvido, y su estado de ánimo refleja eso.

Explicación del refuerso positivo

En pocas palabras, el refuerzo positivo es darle reconocimiento a tu hijo adolescente por hacer algo bien. Podría ser tan simple como terminar su tarea antes de la hora de cenar o tan importante como ofrecerse para cuidar de sus hermanos menores para que tú y tu pareja pueden salir a cenar. El refuerzo positivo funciona mejor cuando se da cada vez que tu hijo hace algo que aprecias.

Atrapa el comportamiento de tu adolescente correctamente

Busca oportunidades para alabar y recompensar a tu hijo adolescente y haz esto todos los días. Felicita a tu hijo tan pronto como te des cuenta de lo que ha hecho. El refuerzo positivo va a ser mucho más efectivo de esta manera. El refuerzo positivo funciona en el cerebro de tu hijo. Cuando reconoces su comportamiento positivo, oye tu agradecimiento o alabanza. Al escuchar esto, su cerebro libera hormonas para sentirse bien que hacen que se sienta feliz. Estas hormonas actúan sobre el cerebro de tu hijo y quiere más de esa sensación, así que, la próxima vez que la exista la oportunidad de hacer algo por ti, lo hará.

Comunícale tu aprobación

Es esencial que comuniques la aprobación claramente. Por ejemplo, podrías decir: "Mike, gracias por alimentar al gato. Yo no estaba seguro de llegar a casa a tiempo, y te hiciste cargo. ¡Excelente trabajo!". De esta manera, tu hijo entiende que reconoces su esfuerzo, incluso si no lo recompensas por darle de comer al gato. Decide con tu pareja cuándo es apropiado recompensar el buen comportamiento. Esto depende de las prácticas y creencias de tu familia, y también en el comportamiento específico que estás reforzando.

Recompensas

Puedes decidir recompensar a tu hijo por exhibir ciertos comportamientos. No es necesario darle una gran recompensa como refuerzo, por ejemplo, podrías simplemente hacer que la comida favorita de tu hijo para la cena para mostrar tu aprobación por la sala limpia. La recompensa puede variar de acuerdo con el comportamiento que estás gratificando. Podrías decir: "Porque cuidaste a tu hermana mientras yo estaba trabajando horas extras, puede un amigo tuyo pasar la noche este fin de semana". De esta manera, tu hijo no esperará una recompensa, o una cierta recompensa, cada vez exhiba un buen comportamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por genevieve van wyden | Traducido por verónica sánchez fang