Refrigerios ricos en proteínas

Si eres aficionado al deporte o deseas perder unas cuantas libras, incorporando alimentos ricos en proteínas dentro de tus refrigerios diarios te puede ayudar a alcanzar tus metas. Comer un refrigerio alto en proteínas después de hacer ejercicio, te ayuda a reparar y producir masa muscular. Este tipo de refrigerios te permite sentirte satisfecho, lo cual reduce la sensación de hambre que puede llevarte a ingerir alimentos poco saludables. Un estudio publicado por "Appetite" en el 2013, encontró que las mujeres que comieron un aperitivo alto en proteínas en la tarde se sintieron satisfechas por más tiempo que aquellas que no comieron un aperitivo o consumieron un aperitivo bajo en proteínas.

Bocadillos de carne

Si normalmente piensas que la carne es estrictamente una comida, puede ser que desees cambiar esta perspectiva. Un pequeño bocadillo que incluya carne puede ayudarte a evitar el hambre hasta la siguiente comida, impidiendo que cedas a su sensación. Barras de carnes magras como las de pavo y pescado, proporcionan pocas calorías y casi no contienen grasas dañinas. Unta un poco de atún o salmón en una galleta de trigo integral o tortas de arroz integral. Una porción de tres onzas de atún enlatado contiene 22 gramos de proteínas. Enrolla algunas rebanadas de carnes frías en una lechuga o en una tortilla de trigo integral para obtener un rápido aperitivo.

Delicias lácteas

Elige productos lácteos bajos en grasas para obtener los beneficios de las proteínas sin las calorías extra. Una rebanada de una onza de queso mozzarella bajo en grasas contiene siete gramos de proteínas, el queso suizo bajo en grasas tiene alrededor de ocho gramos de proteínas por onza y una porción de 1/2 taza de queso cottage bajo en grasas tiene 14 gramos. Coloca un trozo de queso dentro de una rebanada de carne fría como bocadillo o mezcla en un pequeño tazón queso cottage con fruta. El yogur es otro ejemplo de bocadillo con una buena fuente de proteínas. Cuando lo comas, prefiere las variedades griegas que tienen más proteínas. Un envase de seis onzas de yogur griego natural bajo en grasas tiene más de 17 gramos de proteínas.

Tentempié de nueces y semillas

Las nueces sacian porque son ricas en proteínas y pueden ser un gran refrigerio cuando estás trabajando. Basándonos en una porción de una onza, los cacahuates contienen siete gramos de proteínas y las almendras, pistachos y semillas de girasol tienen seis gramos. Asegúrate de vigilar las porciones de nueces que consumes ya que tienen, además de proteínas, cantidades elevadas de grasas. Separa porciones en pequeñas bolsas para tenerlas a mano. Si no te agrada mucho la idea de comer las nueces y semillas solas, prueba mezclarlas con un poco de yogur o queso cottage, o unta crema de nuez en rebanadas de manzana o tallos de apio.

Proteínas vegetales

Las proteínas vegetales son bajas en grasas saturadas. También son alcalinas, lo cual ayuda a reducir la inflamación y protege tus huesos, según explica el "U.S. News & World Report". Un aperitivo de una taza de vainas de soja hervidas proporcionan alrededor de 17 gramos de proteínas y solamente 189 calorías. Otros fríjoles y lentejas también tienen altas concentraciones de proteínas y son una buena elección como refrigerio. Prepara un burrito pequeño relleno de fríjoles usando una tortilla de trigo integral o unta una rebanada de pan de pita integral con hummus, el cual contiene alrededor de 10 gramos de proteínas por 1/2 taza.

Más galerías de fotos



Escrito por jill lee | Traducido por karly silva