Refrigerios dietéticos para la diabetes tipo 2

Lejos de ser prohibidos, los refrigerios tienen un lugar en la planificación de las comidas para diabéticos. Si controlas tu diabetes con una dieta sana y ejercicio, consumes tres comidas balanceadas al día, entonces quizás no es necesario que ingieras bocadillos. Si tomas medicamentos para la diabetes, es posible que tengas que consumir refrigerios para repeler la hipoglucemia después de un entrenamiento, o si has pasado mucho tiempo sin comer. Según dLife, tu refrigerio debe sólo valerte alrededor de 15 gramos de carbohidratos.

Refrigerios bajos en carbohidratos-menos de 15 gramos

Lara Rondinelli, MPH, RD, CDE, recomienda tallos de apio rellenos de mantequilla natural de maní, un huevo duro, tiras de queso, aproximadamente 12 almendras, pecanas o nueces, gelatina sin azúcar con crema batida y algunas verduras crudas para mojar en aderezo ranch.

Refrigerios "autorizados"

Cada elemento en esta lista elaborada por los educadores de diabetes certificados Patti B. Geil y Tami A. Ross tienen menos de 5 gramos de carbohidratos y menos de 20 calorías por porción. Puedes disfrutar de una taza de sopa baja en sodio, 1/2 taza de rodajas de pepino, 1 taza de gelatina sin azúcar, 1 pepinillo mediano, 2 helados de agua hechos en casa con refresco de dieta o con Kool-Aid sin azúcar, 3/4 taza de palitos de zanahoria o una taza de té caliente, ya sea natural o endulzado con tu reemplazante de azúcar favorito.

Dulces

Si tu gusto por lo dulce te está llamando, cualquiera de estos refrigerios los calmará. Sólo asegúrate de medir tus porciones con cuidado para que se mantengan dentro de tus objetivos. Puedes tomar 1/2 taza de helado sin azúcar; 1/2 taza de fresas con 1/2 taza de queso cottage bajo en grasa; 1 fruta, como una naranja pequeña o una manzana; una taza de postre sin azúcar, 1 mini caja de pasas o una barra de cereal alto en fibra.

Distracciones

Para esos momentos en los que no puedes darte el lujo de comer calorías o carbohidratos como un refrigerio, podrás permitirte un chicle sin azúcar o una pastilla de menta. Otro truco es limpiarte la boca con tu enjuague bucal preferido o cepillarte los dientes. Mejor aún, da un paseo rápido y enérgico o bebe un gran vaso de agua.

Consejos

Mantén tus refrigerios simples y convenientes, así estarás menos propenso a desviarte de tu plan de alimentación. Compra refrigerios en porciones de tamaño individual o de 100 calorías para que conserves tu honestidad. No dejes la comida en la cocina donde puedas fácilmente agarrar una galleta, por ejemplo. No tomes refrigerios a menos que tengas mucha hambre o necesites carbohidratos adicionales. No comas directamente de una caja o de una bolsa de refrigerios. Mide la parte que legalmente puedes comer y guarda el resto.

Más galerías de fotos



Escrito por gina skurchak | Traducido por erick montesdeoca