Los refrescos dietéticos, ¿causan inflamación y ganancia de peso?

Los estadounidenses aman sus refrescos; según el Beverage Digest, consumen más de 9 billones de envases de bebidas carbonatadas por año. Los individuos que cuidan su peso pueden optar por las versiones dietéticas, como un medio para reducir calorías. Sin embargo, los refrescos dietéticos pueden resultar un factor que contribuya a la inflamación intestinal y a la ganancia de peso por retención de líquidos. Además, pueden fomentar la ganancia de peso integral, en lugar de ayudar a adelgazar.

Hidratación


El refresco dietético puede causar ganancia de peso por retención de líquidos e inflamación.

La mayor parte de los refrescos dietéticos contienen cafeína, la cual es un diurético que puede despojar de agua al cuerpo. Cuando te deshidratas, la retención de líquido se torna común, ya que el organismo intenta conservar el agua. Algunos refrescos pueden tener un contenido elevado de sodio, lo cual puede exacerbar la ganancia de peso por retención de líquido y la inflamación. Asimismo, el sodio puede contribuir a una sed excesiva. De acuerdo con Michael P. Stern, M.D., profesor en la University of Texas, el 37 por ciento de los individuos deshidratados con frecuencia confunden la sed con hambre, y es más probable que consuman más calorías de manera integral, lo cual puede resultar en un aumento de peso.

Endulzantes artificiales


Los sustitutos del azúcar son varias veces más dulces que el azúcar común.

Se ha descubierto un correlato entre el número de refrescos dietéticos ingeridos y el riesgo de obesidad, en un estudio realizado en el University of Texas Health Science Center en San Antonio. Sharon P. Fowler y sus colegas descubrieron que, por cada lata de refresco dietético consumida por día, existía un incremento del 41 por ciento de riesgo de padecer sobrepeso u obesidad. De manera análoga, en un estudio llevado a cabo en la Purdue University, por el profesor Terry Davidson y la profesora asociada Susan Swithers, se descubrió que el consumo de endulzantes artificiales puede afectar la capacidad del organismo de calcular el número de calorías ingeridas. Davidson explica que, desde la edad más temprana, el cuerpo aprende a igualar el sabor dulce con un contenido calórico más elevado. Cuando ingieres bebidas endulzadas de manera artificial sin calorías, esto puede interferir con la capacidad natural del cuerpo de regular la ingesta calórica, lo cual puede resultar en un consumo excesivo de alimentos con la consecuente ganancia de peso.

Carbonatado


El carbonatado en el refresco dietético causa inflamación intestinal.

Las bebidas carbonatadas se crearon en el 1700 por el químico inglés Joseph Priestley como un medio para prolongar la vida útil de una bebida, además de mejorar su sabor al hacerlo más ácido. Las bebidas carbonatadas constituyen uno de los culpables de la inflamación intestinal. Beber cualquier líquido carbonatado, como un refresco dietético, libera burbujas de dióxido de carbono en el estómago y en el intestino, lo cual puede causar gases, inflamación e hinchazón.

Conservantes y colorantes artificiales


El color caramelo es un ingrediente común en los refrescos.

Los refrescos dietéticos contienen conservantes artificiales con el fin de mantener la frescura e incrementar la vida útil del producto, además de colorantes artificiales para brindarle una apariencia apetitosa. Si bien no existe evidencia clínica de que estas sustancias contribuyan a la inflamación y al aumento de peso por retención de líquidos, algunas de ellas se han identificado como carcinogénicas. Michael F. Jacobson, del Center for Science of Public Interest estableció que los funcionarios de salud pública de California han agregado el 4-metilimidazol, un subproducto del color caramelo, a la lista de carcinógenos conocidos en California.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie ann scott | Traducido por sofia elvira rienti