¿Puede el refresco de dieta causar enfermedad de riñón?

La relación entre los refrescos de dieta y el daño a los riñones se encuentra asociado con el sabor cola, no con el tipo cítrico transparente.

La relación entre los refrescos de dieta y el daño a los riñones se encuentra asociado con el sabor cola, no con el tipo cítrico transparente.

Para 2011, los refrescos de dieta conformaban cerca del 30% de los US$70.1 billones del mercado de refresco en los Estados Unidos, de acuerdo con la American Beverage Association. Mucha gente la bebe esperando perder peso y por tanto mejorar su salud, pero hay evidencia de que las sodas de dieta pueden tener efectos novicos en la función renal. Los resultados de las investigaciones se contradicen, pero el riesgo a la salud de tus riñones por tomar refrescos de dieta depende de la cantidad y tipo que elijas beber.

Identificación

Más de 26 millones de estadounidenses, o uno de cada nueve adultos, tiene enfermedad renal, aunque muchos no lo saben porque ocurre gradualmente y es asintomática en sus primeras etapas. Los pacientes con enfermedad renal crónica pueden desarrollar complicaciones como hipertensión, anemia, huesos débiles, salud nutricional deficiente, daño neurológico y enfermedades del corazón. Conforme la enfermedad progresa, podría conducir a falla renal, requiriendo diálisis o un trasplante de riñón.

Efectos negativos potenciales

Un equipo de investigación en Brigham and Women’s Hospital de Boston estudió la relación entre la dieta y los desórdenes renales entre 3.000 mujeres inscriptas en el Nurses’ Health Study a nivel nacional. Encontraron que dos o más raciones por día de refrescos de dieta conducía al doble de riesgo del declive en la función renal. Los resultados fueron presentados en la junta anual de American Society of Nephrology en 2009 y después publicados en enero de 2011 en “Clinical Journal of the American Society of Nephrology.” Un estudio en 2007, publicado en la revista “Epidemiology,” también encontró una relación entre los refrescos de dieta y refrescos de cola regulares, que tienen un alto nivel de ácido fosfórico y enfermedad crónica del riñón. No se encontró esa relación con las bebidas carbonatadas de otro sabor como lima-limón y ginger ale.

Efectos neutrales potenciales

Las piedras en el riñón son depósitos pequeños y duros hechos de minerales y sales ácidas que se forman dentro de tus riñones y que pueden causar cicatrices y enfermedad crónica del riñón. Algunos investigadores en Salem, Carolina del Norte, investigaron el efecto de las sodas de dieta en la formación de piedras en el riñón. Sus resultados, que fueron publicados en “Journal of Endourology” en marzo de 2009, no encontraron un aumento de riesgo o beneficio en consumir Fresca o Coca Cola de dieta sin cafeína comparado con agua embotellada respecto a la formación de piedras. Un estudio separado publicado en junio de 2010 en “Journal of Urology” reportó que los refrescos de dieta de otro sabor que no fuera cola contienen altas cantidades de un compuesto llamado citrato conocido por inhibir la formación de piedras de oxalato de calcio, la forma más común de piedras renales.

Recomendaciones

Katherine Zeratsky, R.D., L.D. de la Clínica Mayo dice que beber una o dos latas de refresco de dieta al día muy probablemente no es dañino, especialmente aquellas fortificadas con vitaminas y minerales. Sin embargo, añade que como algunos estudios relacionan el consumo de refresco de dieta con un incremento en la obesidad, se recomienda cambiar a agua mineral con jugo de limón o arándano y beber refresco como un gusto ocasional. Si ya tienes un problema de función renal, o un incremento de riesgo, puedes tener niveles elevados de fósforo en tu cuerpo. Si es así, prefiere los refrescos bajos en ácido fosfórico como ginger ale, cerveza de raíz y refresco de lima-limón.

Más galerías de fotos



Escrito por bonnie singleton | Traducido por lou merino