Cómo no reforzar el comportamiento negativo en los niños

De acuerdo con el libro "Tiger Tamer" (Domador de tigres) de Michelle Smith, refuerzas el comportamiento negativo o pobre cada vez que reaccionas hacia tu hijo de tal forma que lo impulsas a repetir el comportamiento. Algunas veces, tal vez ni siquiera te des cuenta que estás reforzando un comportamiento menos que estelar, después de todo, quieres que tu hijo deje de gritar en la tienda de abarrotes, así que le das un pedazo de dulce. Pero tomar una posición más fuerte sobre el comportamiento negativo y recompensar el buen comportamiento es una mejor forma de obtener lo mejor de tu hijo.

Ignorar lo malo

Una de las mejores formas de lograr que tu hijo deje el comportamiento negativo es no tener ninguna reacción. Los niños de forma natural quieren la atención de sus padres, incluso aunque sea negativa, que es la razón por la que tu pequeño dejará de hacer cualquier cosa que no tenga una reacción en ti. En lugar de dejar hervir tu sangre, tranquilamente aléjate para que puedas ignorar el comportamiento. Esto le prueba a tu hijo que ese comportamiento negativo no atrae tu atención. Aunque al principio tal vez sólo lo haga enojar, un par de veces después de ser ignorado durante un estallido de ida le enseñará a encontrar una forma diferente y más positiva de obtener tu atención.

Introduce lo positivo

No necesitas cerrarte completamente cuando tu hijo está actuando. En lugar de eso, prueba una técnica que ayuda a redirigir a tu hijo introduciendo el comportamiento positivo, sugiere FamilyDoctor.org, una extensión de la American Academy of Family Physicians (Academia Americana de Médicos Familiares). Si tu hijo está haciendo un berrinche en una tienda, dile "no puedo escuchar qué dices cuando gritas, pero si me hablas con una buena voz seré capaz de escuchar lo que quieres decir". Si tienes a un niño más grande que está rompiendo las reglas, prueba con "cuando rompes las reglas, me dices que no eres suficientemente responsable. Sigue las reglas y seré capaz de confiar más en ti". Al introducir el comportamiento positivo, pones la dinamita sobre la reacción negativa y le dices a tu hijo que únicamente el comportamiento positivo será reforzado.

Conserva las consecuencias

Las consecuencias pueden establecer un precedente para las repercusiones del comportamiento negativo en tu casa. El truco de utilizar las consecuencias como disciplina es mantenerse consistente. Si le dices a tu hijo que tendrá un tiempo fuera si pelea con su hermana, sigue la regla todas y cada una de las veces que esto suceda. También puedes permitir que las consecuencias negativas afecten a tus hijos. Por ejemplo, sugiere el Hospital de niños de Bostón, si tu hijo no quiere cenar, se irá a dormir con hambre. Es un concepto simple que le enseña a tu hijo a tomar las decisiones correctas basándose en el resultado que obtendrá.

Ofrece halagos positivos

Disciplinar a tu hijo no siempre tiene que ser una experiencia negativa. Aunque no quieres reforzar el comportamiento negativo, te puedes enfocar en lo positivo ofreciendo muchos cumplidos cuando tu hijo se comporte apropiadamente. Al acumular la atención y los halagos cuando tu hijo usa un comportamiento positivo, le envías el mensaje de que el comportamiento negativo es ignorado, pero el comportamiento positivo atrae tu atención. Tu hijo entonces aprende a actuar de forma apropiada para conservar tu atención y alabanza, así que lo usa con tanta frecuencia como sea posible. Di "Sara, ¡me encanta la forma en que usaste los modales en la mesa!" o "Ana, gracias por compartir con tu hermana. Amo que seas amable".

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por laura de alba