¿Cuál es el reflejo de deglución en bebés?

Los bebés nacen con una serie de reflejos vitales que les ayudan a sobrevivir. Uno de ellos es el reflejo de deglución, que desempeña un papel importante en la lactancia materna. Debido a que la succión y la deglución son los principales componentes del amamantamiento, este reflejo es a menudo llamado el "reflejo de succión" o el reflejo de "succión-deglución".

Desarrollo

El reflejo de succión-deglución es uno de los primeros reflejos demostrados por el niño en su desarrollo. Este comportamiento se puede observar durante la gestación. Por lo general comienza a aparecer alrededor de la 12 ª a la 13 ª semana de embarazo. Durante este período, el feto puede demostrar los inicios de este reflejo al chuparse el pulgar, bostezar o hacer movimientos de deglutir. A las 36 semanas, el reflejo por lo general está desarrollado totalmente. Al nacer, el niño debe ser capaz de succionar y tragar de inmediato.

Función

El reflejo de succión-deglución es una parte vital del proceso de alimentación de los lactantes. La presión de un objeto contra el paladar desencadena el reflejo de succión. Los bebés a menudo succionan cualquier objeto, como un dedo al tocar esa región. Cuando se alimenta, el reflejo de succión extrae la leche del pecho o del biberón. Dado que la leche entra en la boca, inicia el reflejo de deglución. Los dos reflejos trabajan juntos, lo que permite que el bebé trague la leche al mismo tiempo que succiona para extraer más.

Permanencia

A diferencia de los otros reflejos asociados con la alimentación, la deglución permanece reflexiva conforme el bebé se convierte en un adulto. Los adultos pueden suprimir conscientemente el tragar, pero por lo general se desencadena por un reflejo, conforme la lengua mueve el alimento en la parte posterior de la boca. El reflejo de búsqueda, lo que hace voltear la cabeza del bebé hacia cualquier objeto que toca la boca o la mejilla, desaparece alrededor de los cuatro meses, ya que el niño aprende a dirigir sus propios movimientos de la cabeza, mientras que el reflejo de succionar dura hasta que el bebé tiene alrededor de un año de edad.

Disfunción

El reflejo de la deglución es crucial para la nutrición infantil. Cuando el reflejo no funciona correctamente, la salud del niño puede estar en peligro. Una serie de condiciones diferentes afectan este reflejo. Los bebés prematuros o los bebés que sufren de otras enfermedades como parálisis cerebral pueden no haber desarrollado plenamente el reflejo de deglución. Este reflejo puede no estar presente, o la coordinación entre la succión, la deglución y la respiración puede verse afectada. Esto puede llevar a la asfixia conforme la leche obstruye las vías respiratorias del bebé.

Más galerías de fotos



Escrito por james holloway | Traducido por mayra cabrera