Refacciones saludables económicas para el trabajo

Seguro, es bueno salir de la oficina para ir a comer pero cuando piensas acerca de lo que te cuesta (en términos de la billetera y la dieta), quizá quieras reconsiderar las salidas para la refacción. Cuando comes en los restaurantes, consumes más a menudo bastantes grasas, calorías y menos comidas nutritivas (ve referencia 1). Ayuda a limpiar tu dieta al traer una refacción saludable a casa. No solo te sentirás mejor, sino que también apreciarás el dinero extra en tu cuenta de banco.

Sándwiches

Los sándwiches son el tipo de refacción obvia: son fáciles de hacer, son económicos y puedes hacerlos saludables. Empieza con rodajas de pan integral, el cual tiene bastante fibra y una capa de jamón magro con tus vegetales favoritos. Ve por condimentos más saludables como la mostaza o hummus, en lugar de unas opciones altas en calorías, como la mayonesa. Si tienes antojos de algo dulce y saludable, crea un sándwich de mantequilla de nuez (nut butter) y banana cubierto con un poco de agave de néctar. Tendrás un impulso de proteínas de la mantequilla de nuez y el potasio en las bananas te ayudará a mantener tu energía elevada (ve Referencias 2 y 3).

Ensaladas

Las ensaladas ofrecen una opción de refacción simple y económica y están llenas de nutrientes esenciales. Empieza con una cama de hojas verdes, como la espinaca o lechuga romana, las cuales están cargadas de nutrientes e incluso pueden ayudarte a prevenir enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer, de acuerdo con un reportaje liberado por Harvard University's School of Public Health (ve Referencia 4). Agrega una variedad colorida de vegetales frescos para más vitaminas y minerales, así como una fuente magra de proteína como el pescado, el pollo o las claras de huevo duras. Cúbrelo todo con una pequeña cantidad de aceite de oliva y vinagre balsámico. El aceite de oliva tiene grasas saludables, las cuales ayudan a tu cuerpo a absorber varias vitaminas encontradas en los vegetales de tu ensalada y te mantendrán sintiéndote lleno por más tiempo (ve Referencias 5).

Burritos

Utiliza tortillas integrales u hojas de lechuga para crear unos burritos saludables y deliciosos que te mantendrán activo el resto de la tarde. Haz tus propios burritos de pollo con rodajas de pollo asado, hojas verdes, tomates y otros vegetales y rocíalo con un aderezo saludable o hummus. Dale a tus burritos un toque asiático al cambiar la tortilla por una hoja grande de lechuga y luego rellénala con pollo, vegetales y un toque de salsa de ostra (ve Referencia 6).

Opciones calientes

Cuando no consigues un sándwich o una ensalada fría, crea tu propia refacción caliente con unos cuantos ingredientes saludables. Puedes crear una pizza deliciosa y nutritiva utilizando pan pita, salsa marinara, mozzarella y cualquier vegetal que desees. Solo cúbrelo y hornéalo todo en el horno o en el horno tostador por cerca de 10 minutos (ve Referencia 7). Las hamburguesas de salmón son otra opción saludable y este pescado es una excelente fuente de ácidos grasos omega-3, los cuales son buenos para el corazón y la función cerebral (ve Referencia 8). Solamente prepara unas tortitas de salmón y agrégalas a un bollo integral con lechuga, tomate y un chorro de jugo de limón (ve Referencia 9).

Más galerías de fotos



Escrito por perry miller | Traducido por alejandra rojas