Cómo reducir la presión arterial diastólica naturalmente

La presión arterial tiene dos componentes, la presión sistólica y diastólica. La presión sistólica es el primer número de una medición de la presión arterial y refleja la presión dentro de las arterias cuando el corazón bombea. La presión diastólica, el segundo número es la presión cuando el corazón se relaja entre latidos. Alta presión arterial diastólica (también conocida como hipertensión diastólica aislada o IDH, por sus siglas en inglés) es distinta de la hipertensión sistólica aislada o elevación tanto de la presión arterial sistólica y diastólica. La IDH a menudo se puede controlar bien con los cambios personales y estilo de vida, aunque el médico puede recomendar también medicamentos.

Pérdida de peso


La pérdida de peso.

Una de las condiciones más comunes que coincide con la presión arterial diastólica alta es el sobrepeso. De acuerdo con un informe de marzo de 2009 de "JAMA Internal Medicine", cada punto de aumento del IMC aumenta el riesgo de desarrollar hipertensión diastólica aislada en un 6,0 por ciento. El lado positivo de este hallazgo es que presenta una solución natural: la pérdida de peso. Un informe de febrero de 2013, de la "American Journal of Clinical Nutrition", muestra que la reducción de grasa corporal también reduce significativamente la presión arterial diastólica, por lo que este es uno de los pasos más importantes que puedes tomar para controlar la IDH.

El ejercicio regular


Haz ejercicio con regularidad.

El camino hacia la pérdida de peso casi siempre requiere ejercicio regular. Pero la adición de ejercicio a tu rutina diaria hace algo más que ayudar a perder peso. Según un informe de febrero 1996 de "Archives of Internal Medicine", los cambios de estilo de vida que incluyen la adición de un régimen de ejercicio puede ayudar a reducir la presión arterial diastólica en hasta 9 puntos en los hombres. El ejercicio regular también reduce tu riesgo general de enfermedad cardiovascular, incluyendo la obstrucción de las arterias que suministran sangre al corazón.

Una dieta saludable


Comer alimentos sanos y frescos.

La dieta es el segundo contribuyente importante para cualquier programa de pérdida de peso. Una dieta saludable con modesta restricción de calorías es la clave y puede ayudar a bajar la presión arterial diastólica. Por ejemplo, un estudio publicado en mayo de 2005 por la "American Journal of Clinical Nutrition" encontró que una dieta que consiste en alimentos lácteos bajos en grasa, verduras, carnes magras, frutas y sal limitada puede reducir la presión arterial diastólica un 1 a 6,4 por ciento.

Habla con tu médico


Habla con tu médico.

En general, la IDH suele ser manejable con los cambios de estilo de vida. Si bien la importancia de la IDH sigue siendo un tema de debate en la comunidad médica, está claro que la hipertensión diastólica presenta menos riesgo para la enfermedad cardíaca futura que la hipertensión sistólica. Según un informe de 1995 publicado en "Hypertension", la IDH es común, pero las personas con la condición sufren significativamente menos casos de ataque al corazón en comparación con las personas con presión sistólica elevada o elevaciones en la presión arterial sistólica y diastólica. "El Séptimo Informe del Comité Nacional Conjunto de Prevención, Detección, Evaluación y Tratamiento de la Hipertensión Arterial" recomienda monitorear la presión arterial sistólica y tenerla cuidadosamente controlada. Esto se considera más importante que la presión arterial diastólica en términos de predicción de riesgo de enfermedad cardíaca futura, pero la hipertensión diastólica puede ser un precursor de la hipertensión en general, por lo que es importante abordar como una medida preventiva.

Más galerías de fotos



Escrito por zachary hartman | Traducido por vanina frickel