Cómo reducir prácticas inseguras y promover estilos de vida saludables entre adolescentes

Si eres el padre de un adolescente o eres un profesional que trabaja con adolescentes, ya sabes lo difícil pueden ser los años de la adolescencia. En medio de grandes cambios físicos y emocionales y el desarrollo, los adolescentes también están poniendo a prueba su independencia, la formación de su identidad, la ampliación de su vida social y la experimentación con nuevos comportamientos. Estas oportunidades de crecimiento pueden llevar a riesgos de opciones no saludables; muchos adolescentes terminan luchando con la obesidad o trastornos alimenticios, consumo de sustancias, la actividad sexual riesgosa, la mala alimentación, falta de ejercicio, privación del sueño, problemas escolares y el bajo estado de ánimo. Los adultos pueden ayudar a promover una mejor salud de los adolescentes en sus vidas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Fomenta el ejercicio. El acondicionamiento físico es uno de los pilares fundamentales de la buena salud de los adolescentes. El ejercicio se asocia con un estado de ánimo más positivo, la mejora del sueño, mejor concentración, la productividad y una mayor autoestima. Si tu hijo adolescente está activo en los deportes, apoya sus esfuerzos, si no, sugiere otras maneras de ser activo, como andar en bicicleta con los amigos, caminar o correr con el perro de la familia, practicar un deporte recreativo o tomar una clase de acondicionamiento físico e incluso jugar un videojuego activo, tal como uno de los nuevos juegos interactivos de yoga o deportes disponibles en el mercado. Modela la aptitud física siendo activo tú mismo y planifica actividades familiares en torno a las oportunidades de ser activos.

  2. Haz de la nutrición una prioridad. Muchos adolescentes utilizan las máquinas expendedoras de aperitivos, comida rápida y bebidas deportivas azucaradas o gaseosas como combustible durante el día. Estos alimentos no proporcionan energía duradera o los nutrientes que los adolescentes necesitan para su crecimiento y desarrollo adecuados. Educa a los jóvenes en tu vida acerca de las opciones de alimentos saludables y tamaños adecuados de las porciones, anímales a elegir carbohidratos complejos y proteínas magras para aperitivos, por ejemplo, tiras de queso bajo en grasa con galletas integrales, o verduras crudas (y asegúrate de que los alimentos saludables están disponibles en el hogar).

  3. Limita el tiempo que tu hijo pasa frente a una pantalla y su exposición a los medios. Es difícil mantener a los adolescentes lejos de la televisión y los medios de comunicación en línea en estos días. La exposición a los medios en exceso puede influir negativamente en la nutrición de los adolescentes, la imagen corporal y la salud. Además, el exceso de tiempo de la pantalla lleva a un estilo de vida sedentario que puede promover la obesidad y otros problemas de salud.

  4. Mantén abiertas las líneas de comunicación con los adolescentes. Los adolescentes están influenciados por las conductas y los valores de sus padres. Otros adultos en sus vidas son influencias importantes, también. Cuanto más hables abiertamente con tus hijos adolescentes acerca de cómo evitar las prácticas inseguras y en lugar de elegir comportamientos saludables, serás más influyente en ellos. Puede ser tentador evitar discutir temas difíciles con los adolescentes, pero resiste la tentación y empieza la conversación. La comunicación es clave.

Más galerías de fotos



Escrito por shannon hyland-tassava | Traducido por sandra magali chávez esqueda