Cómo reducir el olor corporal al sudar

Cada persona nace con entre 2 y 4 millones de glándulas sudoríparas, que se activan completamente durante la pubertad, indica la Guía de la Salud del New York Times. Aunque todos sudan, quizás te avergüence que tu transpiración esté acompañada de un mal olor corporal. La mayor parte de la sudoración es normal, provocada por el calor, el ejercicio y las reacciones emocionales, como cuando estás nervioso o molesto. Aunque las condiciones que activan la transpiración no siempre pueden ser controladas, puedes controlar el olor corporal que acompaña a este fenómeno con algunos cambios en tu estilo de vida.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Jabón anti-transpirante
  • Toalla
  • Desodorante anti-transpirante
  • Ropa porosa
  • Almohadillas para las axilas
  • Polvo para pies medicado

Instrucciones

  1. Lava tu cuerpo con un jabón anti-transpirante al menos una vez al día. Seca bien tu cuerpo con una toalla después de bañarte, incluyendo los espacios entre los dedos del pie, para evitar el crecimiento excesivo de bacterias.

  2. Aplica un desodorante anti-transpirante sin perfume debajo de tus axilas después de bañarte o ducharte. Aplica el anti-transpirante en tus pies y manos antes de dormir.

  3. Compra ropa y zapatos hechos de materiales naturales y porosos, como piel, lino, algodón, lana y seda.

  4. Usa almohadillas debajo de las axilas, que se adhieren a la camisa o vestido en esta parte del cuerpo y absorben el sudor, evitando que la humedad y el olor lleguen a tu ropa.

  5. Empaca una camisa y un par de calcetines extra para cambiarte durante el día, especialmente después de ejercitarte.

  6. Mantén secos y libres de olor tus pies rotando de zapatos, permitiendo que tus zapatos sequen por 24 horas antes de volver a usarlos. Aplica polvo medicado en tus pies y usa sandalias o anda descalzo cada vez que puedas.

  7. Evita alimentos o bebidas que provoquen la producción de sudor oloroso, como el alcohol, la cafeína, las comidas picantes, el ajo, las cebollas y alimentos similares.

Consejos y advertencias

  • Si tu transpiración viene acompaña de un ritmo cardíaco acelerado, falta de aliento, desvanecimientos, dolor en el pecho o fiebre, habla con tu médico, pues quizás tienes alguna condición grave.

Más galerías de fotos



Escrito por ivy morris | Traducido por eduardo moguel