Cómo reducir el enrojecimiento facial

La piel puede inflamarse y volverse roja por muchos factores, como las alergias, el daño solar o como efecto secundario de los productos de cuidado de la piel. Cuando la piel está de color rojo, puede que tu rostro parezca irritado e inflamado. Afortunadamente, hay algunas maneras de disminuir el enrojecimiento en la cara que calmarán la piel. Estos tratamientos incluyen la aplicación de algunas sustancias, como aloe vera y avena, que se pueden utilizar en la piel para reducir el enrojecimiento.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Avena
  • Miel
  • Gel de aloe vera
  • Hielo
  • Toalla fina
  • Tazón pequeño

Instrucciones

  1. Aplica una máscara de miel y avena para suavizar la piel. En un tazón pequeño, combina 2 cucharadas de miel con 1 de la avena molida. Mezcla las dos sustancias bien y extiéndelas sobre la piel. Cubre toda el área que se ve afectada por enrojecimiento e irritación. Deja la máscara de harina de avena y miel sobre la piel durante al menos 15 minutos. Quítate la máscara y luego enjuaga bien la piel con agua tibia. Esta máscara se puede aplicar a la piel una vez al día para aliviar la inflamación y reducir el enrojecimiento de la piel.

  2. Aplica una máscara de gel de aloe vera antiinflamatorio. Aunque el gel de aloe vera se utiliza más comúnmente para tratar las quemaduras y abrasiones, también es muy útil para reducir la inflamación y el enrojecimiento de la piel. Puedes comprar gel de aloe vera en cualquier supermercado o tienda de alimentos saludables. Extiende 2 cucharadas de este gel directamente sobre la piel, extendiéndolo uniformemente sobre toda la zona afectada por el enrojecimiento. Deja el aloe vera por lo menos 15 minutos, luego enjuagua con agua tibia. Aplica una máscara de aloe vera una vez al día para reducir el enrojecimiento en la piel.

  3. Aplica hielo sobre la piel para reducir la hinchazón y la inflamación. El hielo encoge los capilares y reduce la inflamación en la piel, lo que disminuye la aparición del enrojecimiento como resultado. Es importante que, al aplicar hielo sobre la piel, envuelvas el hielo en una toalla delgada para evitar que cause dolor o entumecimiento. Envuelve una o dos cubitos de hielo en una toalla fina, luego frótala suavemente sobre el área de la piel afectada por el enrojecimiento. Usa movimientos circulares lentos. Después de cinco minutos, sécate la piel suavemente con una toalla suave. El hielo se puede aplicar a la piel una vez al día para reducir la hinchazón y el enrojecimiento.

Más galerías de fotos



Escrito por kelly sundstrom | Traducido por natalia pérez