Reducir el dolor en el pulmón después del ejercicio

El revestimiento interior de los pulmones contiene muy pocos receptores del dolor. Sin embargo, puedes sentir dolor en el tejido circundante y en el revestimiento exterior. Es por eso que el dolor de pulmón después del ejercicio puede estar relacionado con problemas en la cavidad torácica en otros lugares, incluyendo el corazón. Si tienes alguna condición existentes en los pulmones o experimentas un dolor muy agudo y persistente después del ejercicio, debes consultar con tu médico tan pronto como te sea posible.

Esfuerzo en el ejercicio

El esfuerzo físico requerido por un entrenamiento aeróbico serio puede ejercer presión sobre los músculos y el revestimiento alrededor de los pulmones. Además, las actividades de alto impacto que requieren inhalaciones bruscas y profundas, como el levantamiento de pesas, pueden irritar los pulmones y el tórax. En muchos casos el tratamiento sólo requiere de un anti inflamatorio como el ibuprofeno. Sin embargo, si experimentas una sensación de presión, dolor prolongado o adormecimiento en el lado izquierdo, ve a un médico de inmediato ya que puede ser un problema relacionado con el corazón.

El asma y el broncoespasmo inducido por el ejercicio

El asma puede causar dolor de pulmón después del ejercicio. Los asmáticos pueden experimentar falta de aliento o problemas para respirar plenamente. Las alergias o infecciones pueden desencadenar el asma en la edad adulta, aunque no hayas mostrado ningún síntoma previo. Una condición similar al asma es un broncoespasmo inducido por el ejercicio, o EIB (por sus siglas en inglés). Sin embargo, el EIB puede desencadenar dolor de pulmón sin las sibilancias asociados con el asma, de acuerdo al sitio web NetWellness. Tanto el asma como el EIB pueden ser controlados con medicamentos para el asma como un inhalador de salbutamol.

Infecciones del pecho y tos

Las infecciones respiratorias temporales que afectan a los pulmones pueden desencadenar dolor que aumenta a medida que inhalas. Si has estado tosiendo o teniendo silbidos durante varios días o semanas antes del ejercicio, entonces tus pulmones pueden estar inflamados y sensibles. La tos muy profunda tensa los músculos alrededor de los pulmones causando dolor cuando respiras. La presión adicional sobre los pulmones que provoca el ejercicio aeróbico podría irritarte el pecho, incluso si sientes que te has recuperado recientemente de la fiebre o de la infección.

Pleuritis

La pleuritis afecta a la "pleura" que es el recubrimiento alrededor de los pulmones. Cuando este tejido se inflama, la inhalación puede irritar la zona y provocar fuertes dolores en el pecho y los pulmones. Así que el dolor puede ser más pronunciado durante y después del ejercicio. Si has tenido problemas respiratorios recientes, como neumonía o cualquier otra infección en el pecho, puedes tener mayor riesgo de una pleuritis. En algunos casos, el lupus u otra enfermedad autoinmune puede provocar una pleuritis.

Más galerías de fotos



Escrito por peter mitchell | Traducido por francisco roca