¿Se puede reducir el bocio con un cambio en la nutrición?

El bocio es una inflamación de la glándula tiroides del cuello. En algunas partes de África, Asia y América del Sur, normalmente esta afección es el resultado de la falta de yodo. En los Estados Unidos, según datos del University of Maryland Medical Center, el uso de la sal de mesa yodada ha reducido la deficiencia de yodo. El bocio también es causado por el hipo e hipertiroidismo (que ocurren cuando la tiroides tiene poca o mucha actividad), que a su vez resultan de diversas condiciones de salud. En algunos casos, no existe una causa aparente para el bocio. Por otro lado, aunque la mayoría de los tratamientos para la tiroides requieren medicamentos recetados por un médico, existen algunos otros que puedes agregar a tu dieta.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Necesitarás

  • Sal yodada
  • Aceite de ricino

Instrucciones

  1. Consulta a tu médico.

    Consulta a tu médico. Él llevará a cabo una serie de pruebas como biopsias, análisis y ecografías para ver si el bocio es causado por alguna inflamación. Si te receta pastillas para la tiroides, pregunta por los tratamientos complementarios como vitaminas, minerales o hierbas medicinales antes de añadirlos a tu dieta.

  2. El camarón es rico en yodo.

    Añade sal yodada a tu dieta si el médico te lo recomienda. Otros alimentos ricos en yodo incluyen a los camarones, los moluscos, el sushi y las algas. Reduce el yodo de tu dieta si el médico determina que tus niveles de yodo son muy altos. En algunos casos, el exceso de yodo estimula excesivamente a las glándula tiroides y pituitaria, que resulta en bocio.

  3. Añade productos lácteos locales a tu dieta.

    Añade productos lácteos producidos a nivel local, así como verduras y frutas frescas a tu dieta si vives cerca del océano. Las trazas de yodo son absorbidas del suelo por las plantas que crecen cerca de la costa.

  4. Incorpora carne de res, atún en lata, bacalao y pechuga de pavo a tu plan de alimentación para absorber el selenio mineral de forma natural. La deficiencia de selenio puede afectar al funcionamiento de la tiroides. Si sufres de la enfermedad de Crohn, te quitaron parte del estómago o del intestino delgado, o estás siguiendo una dieta médica especial para trastornos como la fenilcetonuria, es posible que tu cuerpo no pueda absorber la cantidad apropiada de selenio.

Más galerías de fotos



Escrito por ruth de jauregui | Traducido por josué miraflores m