Cómo reducir la barriga

La estrategia para reducir la barriga puede consistir de una combinación de estrategias de ejercicios y alimentación. Comer mucha comida chatarra, beber alcohol (particularmente cerveza) y llevar un estilo de vida sedentario inevitablemente conduce a que te crezca la barriga. Aún si eres activo y tratas de mantenerte sano, existe un número de puntos clave que puedes estar perdiendo de vista para reducir la grasa alrededor de tu abdomen. Mantén en mente que la reducción localizada es un mito y que hacerle algunos cambios saludables a tu estilo de vida reducirán tu grasa corporal en general, no solamente la grasa de tu abdomen.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Consume una variedad de alimentos sanos, incluyendo una amplia selección de vegetales. Cada comida deberá contener un porción de proteínas, como carnes magras, huevos o pescado; una pequeña porción de carbohidratos como granos enteros, patatas, frutas; y una pequeña porción de grasas, las cuales podrían incluir nueces, lácteos y aceites de coco o de oliva. Adicionalmente, cada comida debe contener una abundante porción de vegetales fibrosos, incluyendo brócoli, espárragos, apio, aguacate, tomates, guisantes, espinacas y frijoles. La fibra puede ayudarte a reducir tu barriga y a mejorar tu digestión.

  2. Bebe mucha agua. Para la mayoría de la gente, unos 2 a 3 litros al día aseguran que su cuerpo funcione a un nivel óptimo y no está sujeto a niveles excesivos de hormonas del estrés. Las hormonas del estrés, como el cortisol son liberadas en respuesta a la tensión física, mental y emocional. Esto provoca que tu cuerpo almacene la grasa en la región abdominal, causando el efecto de los denominados: “michelines”. Mantenerte hidratado agrega el beneficio de mejorar tu digestión, lo que significa que las necesidades nutricionales de tu cuerpo se consiguen de manera más efectiva. También te sentirás lleno por más tiempo después de comer si incluyes un vaso o dos de agua, reduciendo las probabilidades de que busques almorzar algún bocadillo pesado.

  3. Ejercítate regularmente. No hay manera de evitarlo. Si lo que buscas es perder grasa, tienes que moverte. Si has permanecido sedentario desde hace un largo tiempo, comienza caminando. Una vez que hayas realizado un par de caminatas a la semana durante un mes, busca unirte a un gimnasio. Haz que un entrenador te guíe por el lugar y te enseñe a utilizar las máquinas y también como levantar pesas. Agregar algo de entrenamiento de resistencia, como levantamiento de pesas o circuitos de peso corporal a tu rutina de ejercicio te ayudará a reducir la grasa de tu abdomen y a reforzar tus músculos centrales para tener un abdomen plano. Si la membresía de un gimnasio no es lo tuyo, puedes hacer rutinas de ejercicio, correr, nadar, andar en bicicleta, o unirte a un equipo deportivo para ejercitarte regularmente.

Consejos y advertencias

  • Si has estado sedentario desde hace un largo tiempo, consulta con tu médico antes de empezar empezar a realizar cualquier ejercicio vigoroso.
  • Nunca hagas ejercicio extenuante sin calentar antes, ya que te expones a sufrir lesiones.

Más galerías de fotos



Escrito por lau hanly | Traducido por reyes valdes