Cómo reducir la apariencia de los poros

La edad y la genética son los dos factores principales que causan poros grandes, según DocShop.com. Si tienes una piel espesa o con poros tapados, esto puede hacer que se vean más prominentes. El daño por el sol y la piel holgada a menudo experimentan dilatación en los poros, dando a la piel una apariencia áspera. Si bien no existe una forma de reducir el tamaño de los poros de forma permanente, puedes afirmarlos temporalmente utilizando una preparación tópica casera.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Clara de huevo
  • Tazón pequeño
  • Miel
  • Aceite de oliva, almendras o glicerina
  • Batidor
  • Algodón
  • Toalla suave

Instrucciones

  1. Rompe un huevo cuidadosamente golpeando el centro de la cáscara en el borde de un tazón pequeño. Separa las dos cáscaras utilizando tus dedos, dejando que solo caiga la clara dentro del tazón. Desecha la yema y la cáscara.

  2. Añade 1 cucharada de miel y una de aceite al tazón. El aceite de oliva o el de almendras funciona mejor. Si no tienes ninguno, añade una cucharada de glicerina.

  3. Mezcla los ingredientes utilizando una batidora. Utiliza una bola de algodón para aplicar una fina capa de la mezcla en áreas de tu rostro en las que encuentres poros grandes.

  4. Deja que la máscara reductora de poros repose en tu piel por aproximadamente 20 minutos. Quita la máscara luego de ese tiempo y enjuaga tu rostro con agua fría.

  5. Seca tu rostro con una toalla suave. Descarta la mezcla restante. Mezcla una nueva máscara reductora de poros cada mañana.

Consejos y advertencias

  • Si bien puedes sentirte tentada de enjuagar la mezcla de huevo de tu cara con agua tibia, intenta usar agua fría. El agua fría vitaliza tu piel y afirma tus poros.
  • No te compliques pensando si usar aceite de oliva, almendras o glicerina. Cualquiera de estos ingredientes te ayudará a humectar tu piel.
  • No refrigeres y vuelvas a utilizar la mezcla de huevos restante.
  • Mantén la mezcla de huevo crudo lejos de tu boca. Los huevos crudos pueden contener bacterias que podrían enfermarte si las ingieres.
  • Lava tus manos con jabón tibio y agua tras manipular la mezcla de huevo.

Más galerías de fotos



Escrito por jonae fredericks | Traducido por martín emiliano vergé