Cómo reducir el acné y los poros dilatados

A ninguna persona le gusta lidiar con el acné y los poros dilatados, pero si notas un brote ocasional de acné o poros dilatados en la nariz, es hora de que te ocupes del problema. Sin importar la causa de estas dos condiciones, puedes tratarlas y reducir la cantidad de brotes de acné que experimentas, además de reducir el tamaño de los poros. Aunque existen determinadas cremas y tratamientos, el cuidado básico de la piel es la base de la curación.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Lava la piel todas las mañanas y las noches con un enjuage facial suave. De esta forma podrás eliminar las células muertas de la piel, el aceite y la suciedad que se acumula en la piel y en los poros. Si limpias la superficie de la piel puedes evitar que la suciedad se filtre hacia los poros y los obstruya, causando el acné.

  2. Refresca tu rostro con agua fría inmediatamente después de enjuagar el limpiador. De esta forma podrás achicar los poros, tensarlos y prevenir que la suciedad ingrese en ellos durante el día.

  3. Utiliza una mascarilla facial para reducir el tamaño de los poros; una mascarilla con avena puede ser ideal. Sólo cocina una porción de avena, deja que se enfríe un poco y luego aplícala sobre tu rostro. Deja que la mascarilla se seque y luego enjuágala con agua tibia. De esta forma los poros se tensan y puedes eliminar el material que se acumula en ellos y que provoca los brotes de acné.

  4. Usa un crema recetada para reducir el tamaño de los poros y los brotes de acné. Un tópico común que se receta es Retin-A, un derivado de la vitamina A que ayuda a desprender la piel muerta con más rapidez para crear una textura y un tono más uniformes.

  5. Usa cremas con ácido alfahidrixi para desprender las células muertas de la piel con más rapidez, reducir las manchas y achicar los poros. Las cremas y los tratamientos exfoliantes que contienen ácido glicólico y ácido láctico son ideales para usar en la comodidad del hogar.

Más galerías de fotos



Escrito por brenda barron | Traducido por vanesa sedeño