Reducción del tamaño de los pechos luego de haber adelgazado

El triunfo que siente una mujer luego de haber realizado la gigantesca tarea de bajar de peso puede verse empañado por la apariencia de sus pechos encogidos. Uno de las pocas desventajas de bajar de peso es no poder decidir de dónde desaparecerá el peso. Debido a que los pechos están formados principalmente por tejido adiposo, su volumen también puede disminuir.

Opciones para que haya una mejora


Existen varias opciones para reconstruir los pechos luego de bajar de peso.

Para combatir el encogimiento de los pechos, prueba hacer ejercicios enérgicos y localizados para desarrollar los músculos pectorales que se encuentran debajo de los pechos. Haz una combinación de prensas de pecho (chest presses), prensas hacia abajo (pull-ups), y flexiones (pushups) para desarrollar los músculos pectorales de diferentes ángulos. Si a medida que adquieres más fuerza añades más peso a tus ejercicios de entrenamiento, los resultados serán mejores y tendrás pechos con apariencia más voluminosa. A medida que los músculos pectorales adquieren fuerza tienen más capacidad de soportar el tejido mamario que las mujeres conservan como parte de su anatomía. Este valioso soporte reduce la apariencia de los pechos encogidos.

Opciones quirúrgicas


Las intervenciones quirúrgicas pueden ser el último recurso, lo que requiere de una profunda investigación y reflexión.

Como último recurso, otra opción es realizarse una intervención quirúrgica para corregir la apariencia encogida de los pechos luego de bajar de peso. Existen varias cosas a tener en cuenta con esta opción, como por ejemplo si es mejor un aumento de los senos o un levantamiento mamario. Durante la investigación que lleves a cabo, también deberás contemplar el costo, qué procedimiento es el mejor para ti, en qué consistirá el proceso de recuperación y si realmente esto es lo apropiado para ti. Asegúrate de hablar en profundidad de todas las opciones con un médico matriculado en esta especialidad.

Más galerías de fotos



Escrito por rhonda alexander, ms, ma, cft | Traducido por noelia menéndez