¿Cómo recuperar la fuerza de brazo después de una lesión?

Aunque una lesión puede ser debilitante, los lesiones de brazo pueden impedir que se completen hasta las tareas más básicas. La recuperación puede tomarse mucho tiempo y esfuerzo tan sólo para volver a ser competente. Una vez recuperado, hay diversos elementos qué considerar. El factor más importante a considerar es tener cuidado para evitar volver a lesionarse o agravar la lesión inicial. No intentes recuperar la fuerza del brazo hasta que esté completamente recuperado y debes hacerlo bajo la guía de una terapeuta físico.

Músculos en los que debes enfocarte

Lo tres grupos de músculos principales en el brazo son bíceps, tríceps y los antebrazos. Aunque hay numerosos músculos pequeños e individuales a lo largo de las extremidades superiores, los ejercicios que se enfocan en los principales grupos de músculos ayudan a volver a desarrollar el nivel básico de fuerza que se tenía antes de la lesión. Si la lesión es un desgarre muscular o un esguince, presta atención especial para evitar volver a desgarrarte el músculo. Si la lesión fue en la articulación de la muñeca, codo u hombro, la rehabilitación debe enfocarse en un entrenamiento lento y estable.

Ejercicios

Los antebrazos son ocupados por numerosos ejercicios que se enfocan en los bíceps y tríceps. La clave para recuperar la fuerza está en seleccionar ejercicios básicos que enfaticen un rango completo de movimiento para cada repetición. La mancuerna de acero ayuda a recuperar la fuerza del bíceps, siempre y cuando el movimiento sea suave y estable. Los martillos de acero ocupan los antebrazos mientras que se enfocan en los bíceps. Las pesas para tríceps proveen un movimiento simple y suave para trabajar estos músculos.

Establece un horario

La intención de recuperar la fuerza del brazo es evitar hacer una sobrecarga agresiva del resto de los músculos objetivo. Debes comenzar más despacio de lo que normalmente harías, enfocándote en reestablecer la memoria muscular de cada ejercicio, mientras proteges articulaciones, tendones y músculos. Durante las primeras semanas, utiliza conjuntos estándar de 8 a 10 repeticiones utilizando peso relativamente ligero. El peso no debe ser mayor al 75% de tu capacidad máxima antes de la lesión.

Equipo

El tipo de equipo que vas a utilizar depende del tipo y gravedad de la lesión. Normalmente, para enfocarte en la recuperación de un solo brazo, dedicarás especial atención a éste con el uso de mancuernas o un cable atado a una máquina de pesas. También tienes la opción de dedicarte a máquinas accionadas por palancas que proveen de resistencia con platos para pesas aplicadas y te guían a lo largo de una forma precisa que activa los músculos objetivo. Esta opción es ideal para recuperar la fuerza después de una lesión grave, ya que ayuda a recuperar la forma correcta y a reestablecer la fuerza fundamental del brazo lesionado.

Más galerías de fotos



Escrito por bobby r. goldsmith | Traducido por héctor muñoz