Cómo recuperar el control de tu adolescente

Llega un momento en que tu hijo se convierte en un adolescente y tienes que empezar a luchar la batalla de control. Aunque no todos los adolescentes están en un viaje de poder, la mayoría de ellos está luchando por un cierto grado de control e independencia en lo que respecta a su vida. Está bien dejar que tu hijo tenga más responsabilidad y un cierto grado de control sobre su propia vida pero, como padre, tu trabajo es tener la última palabra. Si tú comienzas a perder ese control, puede tener consecuencias negativas para toda la familia. Antes de que se pierda más control, tienes que encontrar la manera de recuperar tu papel como cabeza de familia.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Crea un plan de acción a la hora de recuperar el control de tu hijo, aconseja James Lehman, MSW.

    Crea un plan de acción a la hora de recuperar el control de tu hijo, aconseja James Lehman, MSW, en el sitio web Empowering Parents. Si tu adolescente es grosero y desafiante y tú sabes que casi todo lo que solicitas de él se topa con este comportamiento, piensa en cómo vas a responderle a esa respuesta antes de que surja la situación. Por ejemplo, planea cumplir con tu palabra y no hacerte hacia atrás o planea enfrentar la rudeza de tu hijo con una consecuencia. Cuando tú estés preparado para su comportamiento, se te hará más fácil hacerle frente a él y recuperar el control de una situación que normalmente te deja sintiéndote fuera de control.

  2. Quítale privilegios a tu adolescente cuando su comportamiento esté fuera de control.

    Quítale privilegios a tu adolescente cuando su comportamiento está fuera de control, aconseja el Massachusetts Children’s Trust Fund, una organización diseñada para ayudar a las familias y promover relaciones saludables. Trata de hacer una lista de consecuencias que van con diferentes comportamientos negativos que tu adolescente muestre, como desobedecer el toque de queda o responder. Cuando tu adolescente recurran a este comportamiento, señala inmediatamente a tu lista y haz cumplir las consecuencias. Tú le está demostrando a él que, cuando su comportamiento está fuera de tu control, tú lo recuperarás con estas consecuencias, que le demuestran a él que tú eres el que está en control.

  3. Explícale que él tiene el control cuando se trata de vivir una vida feliz, ya que es la única que puede tomar la decisión de comportarse adecuadamente y no generar consecuencias indeseadas.

    Infórmale a tu adolescente sobre lo que está a punto de suceder en su vida, en cuanto tomar de nuevo el control como padre, aconseja Lehman. Encuentra tiempo cuando ambos estén de buen humor --un momento en que no se encuentren en medio de un conflicto o la ira-- y discute el hecho de que tú no has sido consistente en la aplicación de la disciplina y esperas un buen comportamiento, y es el momento de cambiar. Dile a tu plan de acción y que esperas que cumpla con tus expectativas. Explícale que él tiene el control cuando se trata de vivir una vida feliz, ya que es el único que puede tomar la decisión de comportarse adecuadamente y que no se generen consecuencias por una conducta inadecuada.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por adrian tobon