Recuperación de la frecuencia cardíaca con la edad

Durante la realización de ejercicio, la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria aumentan para satisfacer las necesidades de oxígeno del cuerpo. El control del pulso durante el ejercicio puede ayudarte a alcanzar tus objetivos cardiovasculares al mantenerte entrenado. Sin embargo, una medición más precisa es la frecuencia cardíaca de recuperación, que indica si el entrenamiento cardiovascular está teniendo el efecto a largo plazo deseado.

Medición de la frecuencia cardíaca de recupero

La frecuencia cardíaca de recupero es la frecuencia en la cual el pulso vuelve a la frecuencia de descanso y se toma un minuto después del ejercicio durante un minuto. De acuerdo a Dr. Gabe Mirkin, si la frecuencia cardíaca no cae, al menos, 12 pulsaciones en un minuto luego del ejercicio, te encuentras en un mal estado físico. Si cae más de 50 pulsaciones, te encuentras en un excelente estado físico. Un estudio de la recuperación de la frecuencia cardíaca luego del ejercicio publicado en "New England Journal of Medicine" llegó a la siguiente conclusión: "una disminución tardía en la frecuencia cardíaca durante el primer minuto luego de ejercicio medido [...] es un buen instrumento de predicción de la mortalidad general". Sin embargo, si bien la frecuencia cardíaca de recuperación está relacionada con la enfermedad, no existe ningún tipo de correlación con la edad.

Frecuencia cardíaca de recuperación y edad

La mayoría de las fórmulas para la frecuencia cardíaca ideal incorporan la fórmula de frecuencia cardíaca máxima, que es 220 menos la edad. Sin embargo, de acuerdo al entrenador de corrida en distancia, Roy Benson, co-autor de "Heart Rate Training", "la idea de que cualquier persona puede restar su edad de las 220 ppm para predecir su frecuencia cardíaca máxima es un mito". Benson insiste en que los programas efectivos de entrenamiento deben individualizarse conforme al nivel de estado físico, tipo corporal, capacidad general y objetivos. Al clasificarlo por edad, las frecuencias cardíacas en ejercicio varían ampliamente y dependen de otros factores que no son la edad.

Importancia de la frecuencia cardíaca de recuperación

Para comprender la importancia de la frecuencia cardíaca de recuperación, debes comprender la función básica cardiorespiratoria. Los músculos necesitan oxígeno para contraerse y un corazón saludable responde a la demanda de oxígeno. Durante el ejercicio, el corazón bombea sangre rica en oxígeno a las células de los músculos y remueve el dióxido de carbono. Cuando el ejercicio finaliza, la demanda de oxígeno disminuye y el corazón no necesita bombear ni tan fuerte ni tan rápido. La incapacidad del corazón de calmarse luego del ejercicio indica que hay algún problema. Las personas jóvenes con un mal estado físico pueden mostrar una respuesta de recuperación tardía al igual que las personas mayores con un mal estado físico.

Mejorar la frecuencia cardíaca de recuperación

Las mejoras en la frecuencia cardíaca de recuperación dependen del entrenamiento. Un programa de ejercicios que desafía al sistema cardiovascular conllevará a una mejoría en las funciones cardíacas, pulmonares y vasculares. La capacidad de las células de extraer y utilizar el oxígeno a partir de la sangre también mejorará. Consulta con un profesional de la salud para aprender acerca de las actividades que son adecuadas para ti en tu estado físico actual. La mayoría de los gimnasios y centros de ejercicios cuentan con personal capacitado que puede indicarte la realización de una prueba de estado físico cardiovascular para medir la frecuencia cardíaca de recuperación. Solicita esta prueba antes de comenzar a realizar cualquier tipo de programa de ejercicios y luego de varias semanas de entrenamiento para verificar si ha mejorado tu frecuencia cardíaca de recuperación.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle matte | Traducido por florencia prieto