Cómo reconstruir tu sistema inmune después de luchar contra un virus

Tu sistema inmune es una parte vital para mantener tu bienestar general. Si éste está débil, entonces serás más susceptible a contraer enfermedades y a desarrollar enfermedades graves. Si hace poco has padecido una enfermedad viral, entonces es aún más importante fortalecerlo para evitar que el próximo virus llegue a enfermar. Hay múltiples maneras de reforzar tu inmunidad después de luchar contra un virus.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Mantén tus manos limpias. Una gran cantidad de virus son adquiridos como resultado del contacto con los gérmenes. Esto ocurre a menudo cuando se toca algo que una persona enferma tocó o por darle la mano a una persona enferma. Siempre lávate las manos cuando des la mano a alguien o después de tocar cualquier cosa que alguien más ha tocado. También, evita tocarte la cara.

  2. Sube el suministro de antioxidantes. Los antioxidantes son sustancias que destruyen los radicales libres en el sistema, que son las células mutantes que pueden causar enfermedades. Consume alimentos con alto contenido de vitamina C, vitamina D y vitamina A, como los cítricos, pimientos rojos, tomates, semillas de girasol y zanahorias. También puedes tomar un multi-vitamínico si no consumes suficientes frutas y verduras.

  3. Haz algo de ejercicio. El ejercicio ya es conocido por sus muchos beneficios para el cuerpo, tales como la pérdida de peso, fuerza muscular, mejora de la movilidad, estímulo de la función cerebral y mejora de la circulación. También puede ayudar a reforzar tu sistema inmune. Haz 30 minutos de ejercicio durante cinco o más días a la semana. Algunos ejemplos son el entrenamiento con pesas, correr, nadar, andar en bicicleta y caminar.

  4. Termina con los malos hábitos. Hay varias cosas que pueden disminuir tu inmunidad y deben ser eliminados de tu rutina. Evita fumar, beber en exceso y usar sustancias ilegales. No sólo pueden disminuir tu inmunidad, sino que también pueden causar daños en el hígado, los pulmones, el corazón y el cerebro.

  5. Prueba algunas fórmulas a base de hierbas. Hay varios suplementos a base de hierbas que se pueden utilizar para ayudar a aumentar tu inmunidad. Algunos de estos incluyen el ajo, ginseng, los probióticos, el astrágalo, el aloe vera y la equinácea. Utiliza estos productos como se indica, ya que la FDA no tiene regulaciones sobre ellos.

  6. Respeta las horas sueño. Es durante el sueño que tu cuerpo se repara, se reconstruye y sana. Si no descansas el tiempo suficiente, entonces tu inmunidad puede verse comprometida. Trata de dormir entre siete y nueve horas durante la noche, estas son las directrices recomendadas por Centers for Disease Control.

  7. Bebe mucha agua. Si has padecido un virus estomacal, hay una buena probabilidad de que todos esos viajes al baño te hayan dejado deshidratado. Para reponer los líquidos, bebe hasta ocho vasos de agua al día. El agua también ayuda a eliminar las toxinas de tu sistema por lo que te beneficiarás el doble.

Más galerías de fotos



Escrito por kevin rail | Traducido por priscila caminer