Cómo recompensar el comportamiento tranquilo

La disciplina se utiliza para desalentar el mal comportamiento en los niños a la vez que ayuda a que se fomente de manera positiva el buen comportamiento. Una forma de hacer esto es recompensar a tu hijo por su comportamiento tranquilo, lo que te ayudará a demostrarle que el buen comportamiento trae buenas consecuencias. Una vez que se percate de que comportarse mal significa la pérdida de un privilegio mientras que al mantener la calma y manejar situaciones de una forma controlada puede darle recompensas, aprenderá una lección que la podrá utilizar para el resto de su vida.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Arma una lista de recompensas que puedas utilizar cuando el comportamiento de tu hijo sea tranquilo y apropiado, según te recomienda FamilyDoctor.org. Por ejemplo, puedes permitir que se quede media hora más después de la hora de acostarse para leer o ver su programa favorito, puede darle una hora más de tiempo de televisión cada semana o puedes prometerle que lo llevarás a la biblioteca dos veces esa semana en lugar de una vez para buscar sus libros favoritos. Para los niños mayores de esa edad se pueden utilizar las mismas recompensas o puedes ofrecerles un horario límite un poco más tarde todavía o la promesa de un nuevo juguete o artículo que desee. Darle a tu hijo una meta para que cumpla es una gran motivación a la hora de intentar que tenga un buen comportamiento.

  2. También puedes ofrecerle alabanzas y elogios cuando se comporta correctamente. No tienes que ofrecer recompensas tangibles como nuevos artículos o dinero, a veces alcanza solamente con hacerle saber lo orgulloso que estás de su buen comportamiento. El punto es darse cuenta y reconocer el buen comportamiento de modo que tu hijo también comience a darse cuenta de que tener un buen comportamiento llama la atención y el comportamiento negativo no lo hace.

  3. Habla con tu hijo acerca de sus expectativas, como aconseja FamilyDoctor.org. Por ejemplo, cuando el niño está tranquilo y decides recompensarlo por este comportamiento, asegúrate de que el niño sepa lo que está pasando. Debes decirle por adelantado que has armado una lista de las maneras en las que puedes recompensarlo por hacer las cosas bien, tener un comportamiento tranquilo y que si se puede mantener la calma durante todo el día, podrá quedarse hasta más tarde esa noche o que si mantiene la calma durante toda la semana podrá conseguir un aumento aún mayor en sus recompensas de permisos.

  4. Debes ser constante en las recompensas que le ofreces a tu hijo por su comportamiento tranquilo, según recomienda American Academy of Pediatrics. La consistencia enseña una lección positiva, mientras que la inconsistencia le enseña a tu hijo que a veces puede ser recompensado y otras veces no lo será por más que tenga un buen comportamiento, por lo que no siempre valdría la pena comportarse. Esta regla de coherencia se aplica también en que te asegures de que tú y el otro padre o madre de tu hijo estén ambos utilizando el mismo sistema de recompensa. Cuando sólo es uno el que los que recompensa el buen comportamiento, puede terminar por no aprender nada. Por ejemplo, si tu hijo se calma cuando su hermano le está robando juguetes y lo recompensas con un dólar a su mensualidad, es probable que también se quede tranquilo la próxima vez. Sin embargo, si la próxima vez no lo recompensas con elogios o algo especial, puede que no siempre siga manteniendo la calma las próximas veces.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por alejo beltzer