¿Cuándo el recién nacido promedio duplica su peso?

Los recién nacidos ganan peso rápidamente durante los primeros seis a 12 meses de vida. La mayoría duplican su peso al nacer por seis meses de edad. Aunque la tasa de crecimiento disminuye después de seis meses, ellos siguen constantemente ganando peso en su primer año de vida. Sin embargo, el índice de crecimiento depende de varios factores, especialmente si es amamantado o alimentado con leche materna.

Recién nacidos que ganan y pierden peso

La mayoría de los recién nacidos a término, nacidos entre 38 y 40 semanas de gestación, pesan entre seis y nueve libras al nacer. Durante la primera semana de vida, los bebés tienden a perder algo de peso, pero generalmente recuperan el peso perdido en la segunda semana de vida. Los bebés alimentados con fórmula tienden a perder alrededor del cinco por ciento de su peso al nacer en la primera semana; mientras que, los bebés amamantados pueden perder entre 7 y 10 por ciento de su peso al nacer en la primera semana, señala la American Pregnancy Association.

Cuatro a seis meses

Los recién nacidos continúan ganando alrededor de 5 a 7 onzas a la semana durante los primeros tres a cuatro meses de vida. La mayoría de ellos han duplicado su peso al nacer a los seis meses, pero muchos han duplicado su peso a los cuatro meses de edad. Cerca del año de edad, la mayoría ha triplicado su peso al nacer, señala Jay L. Hoechker, MD de Mayo Clinic. La tasa en la cual el bebé gana peso depende de una serie de factores tales como si este fue prematuro, ha estado enfermo, el sexo de tu hijo o si el niño es amamantado o alimentado con leche materna.

Diferencias entre los amamantados y los alimentados con fórmula

Cerca de los cuatro meses de edad, las tasas de crecimiento entre los lactantes y los bebés alimentados con fórmula empiezan a cambiar y suelen ser físicamente perceptibles. Debido a que la leche materna tiene un efecto diferente sobre el metabolismo del bebé y los niveles de insulina, los bebés amamantados tienden a almacenar grasa diferentemente. Así, los bebés amamantados tienden a ser más largos y delgados, y pesan una libra menos que los alimentados con fórmula a los 12 meses de edad, según la página web de Ask Dr. Sears.

Amamantar y ganar peso

Además de que los bebés amamantados son magros, también son menos propensos a ser obesos más tarde en la vida, señala Doraine Bailey, MA, IBCLC. Los bebés amamantados son más controlados sobre la cantidad de leche que beben y menos propensos a consumir en exceso. Esto les enseña a dejar de comer cuando están llenos, en lugar de continuar comiendo hasta que la botella esté vacía. Cuando los niños continuamente consumen más de lo necesario, ganan más peso y este hábito puede continuar hasta la edad adulta. Además, la leche materna contiene muchos sabores diferentes, basados en lo que come la madre; mientras que, la fórmula de leche siempre tiene el mismo sabor. En consecuencia, los bebés amamantados son más abiertos a comer una variedad más amplia de alimentos como frutas y verduras que los bebés alimentados con fórmula.

Más galerías de fotos



Escrito por heather hitchcock | Traducido por paulina illanes amenábar