Receta casera para una tez limpia y brillante

Ya sea que se trate del fin de una semana estresante o si tratas de desintoxicarte después de las fiestas, en ocasiones la piel necesita algunos mimos. Las mascarillas faciales son la forma más sencilla de mejorar tu cutis, ya que hacen el trabajo por ti mientras elevas los pies. Si tu armario de productos de belleza está un poco escaso, dirígete a la cocina. Una mascarilla de avena y limón ofrece un combo balanceado para la piel. La avena exfolia suavemente la piel, mientras que el jugo de limón purga los poros y la tonifica. Logra una tez limpia y brillante con esta mascarilla facial que es tan buena que la puedes comer.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • 1 huevo
  • Batidor
  • Tazón
  • 1 cucharada de avena común
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • Toalla

Instrucciones

  1. Casca el huevo en el borde de un tazón pequeño y viértelo en el huevo en el tazón mientras mantienes la yema en la cáscara. Deja la yema y la cáscara a un lado.

  2. Bate el huevo hasta que quede espumoso.

  3. Agrega una cucharada de avena y una cucharada de jugo de limón y mezcla bien.

  4. Aplica una capa delgada de la mezcla sobre el rostro y el cuello. Evita los ojos, las fosas nasales y la boca.

  5. Deja la mascarilla durante 15 a 20 minutos.

  6. Enjuaga tu rostro con agua tibia para quitar la mascarilla.

  7. Enjuaga el rostro nuevamente con agua fría para achicar y cerrar los poros y luego sécala suavemente con una toalla.

Consejos y advertencias

  • Para agregarle brillo, humecta la piel después de quitar la mascarilla. Una gota de aceite de oliva es una alternativa hidratante a los humectantes que se venden en las tiendas.
  • Siempre debes aplicarte las mascarillas faciales sobre la piel limpia y mantener el agua fresca para no quitarle la humedad a la piel.
  • Si tu piel queda irritada mientras usas la mascarilla, quítala inmediatamente.

Más galerías de fotos



Escrito por celeigh o'neil | Traducido por alejandra prego