Cómo recalentar puerco rostizado

A menos que tengas que alimentar a una multitud, un puerco grande rostizado puede dejar muchas sobras. No permitas que la comida se eche a perder; guarda las sobras en el refrigerador y caliéntalas para la cena de otro día. Sólo procura cortar la carne en rebanadas grandes en vez de refrigerar los restos enteros porque así es más fácil recalentar la porción que necesitas, según recomienda el U.S. Department of Agriculture. Y si tienes más sobras de puerco rostizado de lo que puedes consumir en tres o cuatro días, entonces congélalo para aprovecharlo más adelante.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

    En el horno

  1. Precalienta el horno. El U.S. Department of Agriculture recomienda recalentar el puerco rostizado y otros cortes de carne en un horno con la temperatura configurada a no menos de 325 grados Fahrenheit.

  2. Pon los trozos de puerco que quieras recalentar en un plato o bandeja aptos para horno, como una bandeja metálica que no tenga más de 2 pulgadas de profundidad. Esto permite que la carne se recaliente rápidamente y reduce el tiempo que pasa en el rango de temperatura que puede fomentar la reproducción de bacterias.

  3. Coloca el plato o la bandeja en el horno precalentado.

  4. Deja que la carne se cocine aproximadamente 20 minutos antes de sacarla para revisar su temperatura.

  5. Inserta un termómetro para carne en la parte más gruesa del puerco recalentado. El puerco rostizado y otros tipos de carne deberían recalentarse a una temperatura interna de 165 grados Fahrenheit.

  6. Coloca el puerco de nuevo en el horno si aún no ha alcanzado los 165 grados.

  7. Revisa la temperatura del puerco cada cinco minutos hasta que llegue a la temperatura deseada antes de servirlo.

    En el microondas

  1. Coloca rebanadas de puerco rostizado en un plato apto para el microondas y cúbrelo.

  2. Pon el puerco en el microondas y cocínalo aproximadamente cinco minutos. En lo posible, usa la configuración del microondas para recalentar carne.

  3. La USDA recomienda sacar el puerco del microondas y dejar que se asiente unos minutos antes de revisar la temperatura de la carne.

  4. Inserta el termómetro para carne en la parte más gruesa para ver si llegó a la temperatura interna de los 165 grados Fahrenheit.

  5. Sigue recalentando el puerco durante dos o tres minutos por vez y revisando la temperatura en cada intervalo.

Consejos y advertencias

  • Coloca los restos de puerco en el refrigerador de inmediato, donde lo puedas conservar de tres a cuatro días. La USDA informa que cualquier carne que se haya dejado a temperatura ambiente por más de dos horas o afuera en temperaturas que excedan los 90 grados Fahrenheit durante más de una hora debería tirarse.
  • Guarda las sobras en recipientes poco profundos que se puedan cubrir o envolver.
  • No recalientes el puerco rostizado y otras carnes más de una vez, aconseja la USDA. Tampoco uses nunca una cocina lenta para recalentar porque la carne podría pasar mucho tiempo a temperaturas aptas para el crecimiento de bacterias.

Más galerías de fotos



Escrito por anna aronson | Traducido por laura guilleron