Cómo realizar una volea en squash

La volea constituye una parte esencial de los numerosos tiros para cualquier jugador de squash. Sin este movimiento, tendrías que permitir que los lanzamientos altos pasen sobre ti para rebotar en lo profundo de las esquinas, donde son muy difíciles de devolver. Una vez que dominas las voleas, puedes pararte sobre la "T", donde se cruzan la línea de mitad de cancha y la línea corta, y practicar voleas de derecha y de revés que vuelvan hacia ti en las esquinas, para obtener cientos e incluso miles de golpes valiosos.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Párate mirando hacia la pared lateral, con la raqueta mirando hacia arriba, la muñeca inclinada y preparada para el movimiento, con tu pierna más próxima a la pared frontal posicionada hacia adelante para la volea de derecha. Toma un corto impulso hacia atrás, comparado con el de un golpe de drive de derecha, recomienda Phillip Yarrow en "Squash: Steps to Success”, ya que tienes poco tiempo de preparación para recibir la bola que se aproxima.

  2. Golpea la bola, manteniendo firme tu muñeca, cuando esté al nivel de tu hombro frontal. Golpea la bola con un movimiento completo.

  3. Sigue el movimiento a través de la dirección que deseas para tu tiro. Típicamente se hace un tiro paralelo, que viaja cerca y a lo largo de la pared lateral, pero también puede ser un tiro cruzado al otro lado de la cancha. Mantén tus pies y caderas firmes durante el tiro.

Consejos y advertencias

  • Para la volea de revés, párate mirando hacia la pared lateral, con la raqueta detrás de tu cabeza, la muñeca levemente inclinada y el codo flexionado. Voltea tu hombro frontal hacia la pared lateral y planta tu pie cerca de la pared frontal. El golpe a la pelota y movimiento posterior son iguales que con la volea de derecha.
  • Planta tus pies antes de golpear la bola, para obtener un golpe firme y un buen control.
  • Para ejecutar una volea desde el fondo de una esquina, voltea tus hombros hacia ésta y mantén tu raqueta en lo alto.
  • Puedes empezar a trabajar en tu volea en juegos amistosos, y luego tratar de mejorarla practicando con un amigo experimentado que pueda lanzarte bolas desde las esquinas mientras te paras sobre la "T". Pide a tu amigo que lance una bola paralela a la pared lateral, que puedas golpear con una volea justo a la altura de los hombros, aconseja Squash Magazine.

Más galerías de fotos



Escrito por rogue parrish | Traducido por pau epel