Cómo realizar unas envolturas corporales de lipasa tú misma

La lipasa es una enzima que el cuerpo utiliza para romper las grasas. Una envoltura de lipasa utiliza esta enzima en una solución aplicada en un tratamiento tópico por un período de 30 a 45 minutos. Los vendajes son sumergidos en una solución de lipasa y luego envueltos alrededor de la persona para crear una cubierta completa del cuerpo. Este estilo de envoltura se utiliza frecuentemente en spas y a medida que los individuos disfrutan la envoltura de lipasa son alentados a moverse para dejar que haya una saturación completa a medida que las enzimas de la lipasa se entregan a la piel.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Compra un suplemento de enzima de lipasa de una tienda de comida saludable cerca tu área. Estas generalmente valen entre US$18 a US$25 por una botella de 30 cápsulas a partir del 2010. Saca tres cápsulas de lipasa y aplástalas por completo para crear un polvo.

  2. Agrega la lipasa en polvo a 5 o 6 tazas de agua destilada tibia. Deja que el polvo se disuelva por completo hasta que la solución se vuelva transparente.

  3. Sumerge tres vendajes elásticos de compresión, a menudo llamados ACE Bandages, en la mezcla de lipasa hasta que se remojen por completo. Aplica los vendajes al cuerpo empezando por los brazos, luego el torso y luego las piernas. Una vez estés completamente cubierta coloca el temporizador por 30 minutos.

  4. Ejercítate suavemente mientras estés cubierto con las envolturas. Bella Salon sugiere un ejercicio ligero que promueva la circulación de la solución de lipasa a través del cuerpo. Mantén la actividad ligera y cuando pasen los 30 minutos desenvuelve tu cuerpo.

  5. Seca tu piel con una toalla limpia y vístete. Continúa tu día como de costumbre.

Consejos y advertencias

  • Utiliza la envoltura de lipasa tres a cuatro veces por mes para disfrutar los beneficios de la salud de la piel y reduce la retención del agua.
  • Habla con tu médico antes de pasar por los vendajes de lipasa.

Más galerías de fotos



Escrito por colleen meheen | Traducido por alejandra rojas