Realización de curvas básicas en tabla para nieve (snowboarding)

Girar una tabla para nieve significa deslizar un borde en la nieve para girar en una dirección o la otra. Realizar un giro cortado en un extremo es un asunto de balancear tu centro de gravedad, que es producto de la distribución del peso. La posición de tus hombros en relación a tus pies --tus rodillas y tus caderas trabajando como pesos contrarios para contrabalancear uno a otro-- determina la ubicación de tu centro de gravedad. Simplemente, en qué lugar coloques tus hombros en relación a tus pies determina cómo y en qué dirección girarás.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Las líneas de caída dirigen un camino hacia abajo de la colina y están determinadas por los contornos de la montaña.

    Detente en la parte superior de la pista. Mira hacia abajo la línea de caída de la montaña --el camino que una bola de nieve seguiría si empezase a rodar colina abajo desde el mismo punto donde te encuentras parado. Busca los obstáculos a 20 o 30 pies (6,1 a 9,1 m) a cada lado de la línea de caída que necesitas evitar en tu bajada de la montaña, incluyendo rocas, árboles y montículos, y asegúrate de tomar nota mentalmente de ellos. Voltea al horizonte y visualiza la línea de caída.

  2. Tu centro de gravedad cambia con la posición de tu cuerpo.

    Toma tu tabla y apunta directo hacia abajo en dirección de la línea de caída para iniciar tu descenso. Mantén tus piernas flexionadas, tus manos afuera a los costados y tus hombros paralelos a los bordes de la tabla --los cuales están apuntando hacia abajo y están paralelos a la línea de caída -- y centra tu mentón sobre tu hombro que apunta hacia abajo. Mantén tu cabeza firmemente centrada entre tu pecho y tu espalda, mantén tus hombros directamente sobre tus pies, y mantén tus caderas y rodillas funcionando como contrapeso para balancear tu centro de gravedad.

  3. Mira hacia la línea de caída al empezar a acelerar. Una vez que hayas alcanzado suficiente velocidad -- el reconocer cuando has logrado suficiente velocidad es una sensación innata -- comienza un giro. Dobla tus rodillas y enrolla las puntas de tus pies. Apoya tu cabeza hacia adelante a fin de cambiar el peso de tus hombros hacia el extremo de los dedos del pie. Continúa mirando hacia la línea de caída colocando tu vista sobre tu hombro cuando el borde empiece el giro.

  4. Cambia la dirección de tu giro cuando la línea de caída desaparezca de tu vista. Coloca tus caderas bajo tus hombros -- hacia el borde de la punta del pie -- para transferir el peso de la parte superior de tu cuerpo hacia el borde posterior. Continúa mirando hacia abajo mientras tu borde posterior inicia una vuelta que te regresa a la línea de caída, a través de ésta y al lado contrario. Cuando la vuelta empiece a disminuir tu velocidad al deslizarte lejos de la línea de caída, empieza otro giro.

  5. Cambia tus caderas de nuevo hacia el borde posterior de la tabla para nieve y recarga tu cabeza hacia adelante para activar tu extremo frontal. Cuando éste entra y cambia tu espalda alrededor hacia la línea de caida, manten tu mirada directamente colina abajo. Cruza la línea de caída y continúa hasta que la pierdas de vista o el giro empiece a reducir tu velocidad, entonces forma otro giro.

Más galerías de fotos



Escrito por ryan hotchkiss | Traducido por iliana koster