Reacciones al cloro de las piscinas

A mucha gente la natación la hace sentir grandiosa y miserable al mismo tiempo. Las piscinas necesitan tratamientos químicos, generalmente con cloro, para evitar la expansión de las enfermedades, pero, esos químicos son los que hacen que ciertas personas se sientan realmente enfermas.

Importancia

Aunque algunos nadadores asumen que la presencia del cloro en la piscina los aflige, los culpables reales son los productos secundarios del proceso de desinfección, de acuerdo a la Dra. Mary Pohlman, profesora asistente de medicina clínica de la Escuela de medicina de la Universidad del sur de Illinois y miembro del comité de Medicina para los deportes de los maestros de la natación de USA. Las reacciones adversas experimentadas por los nadadores señalan hacia un pobre mantenimiento de las piscinas y la ventilación inapropiada de las piscinas de interior.

Tipos / Causas

Los síntomas de la sensibilidad a las piscinas varía. Las quejas habituales incluyen una quemazón en los ojos, picazón en la piel, y pasajes nasales irritados. De acuerdo a Swimming Pool Disinfection Techniques and Pitfalls (Las técnicas de desinfección de las piscinas y sus obstáculos), el cloro interactúa con el amoníaco de la orina y la contaminación que producen los diferentes tipos de cloraminas. La dicloramina, producida por la interacción del cloro con el amoníaco, tiene un olor acre y causa irritación en los ojos y la piel en algunos nadadores. El dicloruro de nitrógeno, otro subproducto de la interacción del cloro con el amoníaco, causa irritación en los pulmones y las membranas nasales.

Prevención / Solución

Mantener el balance adecuado es la clave para reducir las acciones alérgicas relacionadas con las piscinas. Los niveles del pH del agua juegan un papel importante en la comodidad de los nadadores y la desinfección. El nivel de pH ideal cae entre el 7.2 y 7.8. Si es mayor inhibe la capacidad de desinfección del cloro y si es más bajo crea un ambiente duro para los nadadores. Los niveles adecuados de cloro ayudan a prevenir las reacciones, así como las potenciales infecciones. Irónicamente, muy poco cloro produce reacciones con más frecuencia que mucho cloro, de acuerdo a lo que dice la Dra. Mary Pohlman en la revista Swimmer, porque el cloro libre desarma algunos de los subproductos irritantes. Los nadadores que sienten incomodidad en las piletas interiores pueden evitar los problemas cambiando de piscina o yendo a una exterior. A algunos los ayuda usar pinzas nasales, así como también las duchas después del entrenamiento con jabones y champúes especiales.

Teorías / Especulación

Ciertas relaciones causales entre las reacciones químicas de las piscinas y el asma no son claras. La irritación de los pulmones pueden ocurrir como resultado de la inhalación de los químicos que andan por la superficie del agua. Los investigadores que estudian la relación entre el trialometano, otro de los subproductos de la desinfección, y el cáncer de vejiga, no son concluyentes, de acuerdo a la página de Internet Environmental Health Perspectives.

Consideraciones

Los nadadores que sufren de los efectos secundarios de la desinfección de las piscinas necesitan balancear su amor por la natación con los inconvenientes. Hay grandes riesgos de que haya enfermedades en las piscinas públicas, así que hasta que los investigadores encuentren formas más baratas, eficientes y más suaves de desinfectar el agua, el cloro es la mejor opción.

Más galerías de fotos



Escrito por barrett barlowe | Traducido por adriana de marco