Reacciones alérgicas a la lavanda

La lavanda es apreciada por sus flores azul-violeta y ligera fragancia, pero esta planta sirve también para propósitos medicinales. Según el University of Maryland Medical Center (Centro Médico de la Universidad de Maryland), el aceite esencial en las floraciones se ha demostrado que revierte la alopecia, mejora el eccema, reduce el dolor después de la cirugía y trata las dolencias como los dolores de cabeza, depresión e insomnio. Sin embargo, el aceite de lavanda es potente y a veces causa una reacción alérgica cuando se aplica a la piel, se inhala o se ingiere.

Síntomas

Una reacción alérgica al aceite de lavanda puede presentar una multitud de síntomas, según la enciclopedia médica en línea Medline Plus de Institutos Nacionales de Salud. Los síntomas más comunes incluyen sarpullido, sensaciones de quema en los ojos o garganta, dolor de cabeza, visión borrosa, náuseas y vómitos, diarrea, escalofríos y dificultad para respirar. Busca atención médica inmediata en caso de una exposición, ponte en contacto con el National Poison Control Center (Centro Nacional de Control de Veneno) o el departamento de emergencias local.

Causas y prevención

Las reacciones alérgicas al aceite de lavanda se derivan de la inhalación, aplicación en la piel e ingestión, según Derm Net. El aceite de lavanda se inhala comúnmente en aromaterapia o cuando se usan velas y ambientadores comerciales. Las reacciones de la piel se producen cuando se utiliza el aceite para dar masajes o cuando se aplican lociones, perfumes, productos de jabón u otros cosméticos que contienen lavanda. Las reacciones gastrointestinales ocurren comúnmente al ingerir el aceite como agente saborizante en té, dulces u otros productos alimenticios. Consulta a tu médico antes de usar aceite de lavanda, especialmente si estás embarazada o amamantando. Consulta con tu médico acerca de las posibles interacciones de drogas y medicina. Evita el uso de aceite de lavanda en niños, especialmente en los muchachos jóvenes que no han alcanzado la pubertad. La investigación muestra que la lavanda puede perturbar el desarrollo de las hormonas masculinas y causar ginecomastia, crecimiento anormal de la mama en los varones, según un estudio en el "New England Journal of Medicine".

Interacciones médicas

El aceite de lavanda no se ha asociado a interacciones con la medicina convencional. Sin embargo, el aceite de lavanda a veces provoca sopor y somnolencia excesiva si se utiliza conjuntamente con medicamentos que contengan hidrato de cloral o con medicamentos sedantes que contengan barbitúricos como pentobarbital, amobarbital, butabarbital, mefobarbital y fenobarbital. El aceite de lavanda puede interactuar potencialmente con los medicamentos sedantes que contienen depresores del sistema nervioso central como los narcóticos para el dolor como la morfina o la oxicodona o medicamentos ansiolíticos como Ambien, Clonazepam o Ativan. Consulta siempre a tu médico para asegurarte de que el aceite de lavanda es seguro para el uso con tus medicamentos.

Tratamiento

Busca tratamiento médico si experimentas una reacción alérgica a la lavanda. Los profesionales médicos revisarán tus signos vitales y posiblemente te administrarán carbón activado para limpiar y desintoxicar el cuerpo, líquidos por vía intravenosa o medicamentos antiinflamatorios como difenhidramina o prednisona. Una enfermera, personas de emergencia o control de intoxicaciones podrían aconsejarte beber agua o leche y vomitar.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany norquest | Traducido por maria gloria garcia menendez