Reacciones alérgicas a las cremas para los ojos

Las cremas para los ojos contienen químicos y compuestos que les dan textura y aroma. Si tienes piel sensible, puedes experimentar una reacción alérgica a uno de estos componentes. Esta condición, también conocida como dermatitis de contacto, puede resultar en una serie de síntomas que pueden variar de una persona a otra. El conocimiento de los posibles síntomas te ayudará a detectar los problemas a tiempo, de modo que puedas retirar los restos del producto para prevenir el empeoramiento de los síntomas.

Síntomas

Una reacción a la crema puede causar una erupción alrededor de los ojos o los párpados, así como en cualquier otra área expuesta, incluyendo los dedos utilizados para aplicar la crema. Puedes experimentar picazón e hinchazón en la zona afectada. Si parte de la crema entró en contacto con la superficie de tus ojos, puedes experimentar una reacción conocida como conjuntivitis alérgica. Esto puede causar enrojecimiento, comezón y ojos llorosos.

Tratamiento

Una vez que determines que la crema para los ojos causó tu reacción, lava suavemente tu cara y tus manos con agua y jabón suave. Esto limpiará el compuesto y evitará que los síntomas empeoren. Tu médico te puede recomendar crema de cortisona para reducir la inflamación y la severidad de tus síntomas. Sin embargo, debes tener cuidado de no aplicar la crema demasiado cerca de tus ojos, ya que esto podría causar más irritación. Tu médico también puede recomendarte unas gotas para reducir los síntomas.

Probando productos

Si tienes un historial de reacciones a los cosméticos y lociones, busca cremas que no contengan perfumes o productos químicos fuertes. Los productos deben tener una etiqueta que indique que son aptos para las pieles sensibles. Como medida de precaución, es posible que desees probar la crema en la parte superior de tu mano o en un área que no sea alrededor de tus ojos, antes de aplicarla, para que puedas prevenir una erupción facial.

Consideraciones

Habla con tu médico si tienes erupciones frecuentes u otras reacciones, para que te recomiende una prueba para determinar los alérgenos que causan la reacción. Una vez que sepas los alérgenos específicos que te provocan reacciones adversas, puedes leer las etiquetas para encontrar los productos que no contienen la sustancia química en particular que te afecta.

Más galerías de fotos



Escrito por kate beck | Traducido por barbara obregon